China permite a Taiwán asistir a las reuniones de la OMS

PEKÍN, 29 (EUROPA PRESS)

La intermediación de China ha permitido que Taiwán haya sido invitada, en calidad de observador, a la próxima asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), algo que hasta ahora Pekín había estado bloqueando.

Según ha confirmado hoy el Ministerio de Salud chino, la directora general de la OMS, la hongkonesa Margaret Chen, ha cursado la invitación para que representantes de la isla puedan asistir a este encuentro, que se celebra entre los días 18 y 27 de mayo.

El estar representada en los organismos internacionales ha sido una vieja reclamación de Taiwán desde que perdió su asiento en Naciones Unidas a cambio de China, en 1971. El gigante asiático ha bloqueado estos intentos, especialmente durante los años en el poder del independentista Chen Shui-bian, lo que ha causado que los 23 millones de habitantes de la isla lleven años fuera del mapa de organizaciones internacionales como la OMS.

La llegada a la presidencia hace un año de Ma Ying-jeou, propulsor de una política más conciliadora, parece haber ablandado a Pekín."Este tipo de arreglo muestra nuestra voluntad de alcanzar beneficios prácticos para el pueblo taiwanés y muestra nuestra sinceridad a la hora de promover un desarrollo pacífico en las relaciones entre ambos lados del Estrecho (de Taiwán)", afirmó hoy, a través de un comunicado, el portavoz del Ministerio de Salud chino, Mao Qunan.

Según confirmó el portavoz, Pekín y Taipei habían estado manteniendo reuniones sobre la posible asistencia de la isla a la asamblea mundial de la organización, que ahora ha quedado confirmada. De acuerdo con Mao, China siempre ha estado preocupada por el bienestar del pueblo taiwanés y su deseo de participar en las actividades de la OMS.

Desde Taiwán, su presidente manifestó su satisfacción tras conocerse que la isla no volverá a ser excluida de la OMS, lo cual calificó como un derecho básico de los taiwaneses. "Participar en las actividades de la OMS no es un asunto simplemente político. Es más una cuestión relacionada con los derechos humanos y los derechos humanos sanitarios de los 23 millones de taiwanesas no deberían ser ignorados", afirmó.