Comer después de las tres de la tarde perjudica si quieres adelgazar

  • La hora en la que realizamos las comidas provoca que nuestro organismo funcione más o menos rápido, por lo que quema más o menos calorías.

  • El 70% de los pacientes, todos ellos en igualdad de condiciones, no perdieron el peso que estaba establecido debido a la variación en la hora de comer.

Comer más tarde de las tres perjudica si quieres adelgazar

Comer más tarde de las tres perjudica si quieres adelgazar

La universidad de Murcia, a través de un estudio, ha revelado que ingerir la comida del medio día a partir de las tres de la tarde perjudica en los procesos que buscan perder peso.

El frenético ritmo de vida al que estamos sometidos, nos conduce a llevar a la práctica unos horarios de comidas poco aconsejables. El departamento de Fisiología de la Universidad de Murcia, ha elaborado un estudio en el que 420 personas se han sometido estrictamente a los parámetros de la dieta mediterránea durante 3 meses.

Tras la aplicación de la dieta que se les encomendó, los resultados de los pacientes eran muy dispares. Considerando los parámetros en los que cada uno de ellos se encontraba (en lo que respecta a sexo, edad y actividad física), los participantes del estudio perdieron peso de manera muy desigual, razón por la que comenzaron a entrevistar de manera individual a cada uno de ellos.

El informe, que ha sido avalado por la universidad de Barcelona, revela que la hora en la que los 'pacientes' realizaban las comidas era el factor determinante de este resultado.

"No comían peor que el resto, ni hacían más actividad física. El único factor distinto era la hora de comer", destaca la investigadora María Izquierda.

Según lo que se cuenta en el análisis, el 70% de los participantes en el estudio no bajaron el peso que se esperaba, justamente el mismo número que confesó que estaba acostumbrado a comer más tarde de las 3.

Según el estudio, el hacer la comida del mediodía más tarde de las 3, provoca que nuestro metabolismo quede sin alimento durante muchas horas del día respecto al desayuno. Este gesto cuando se convierte en hábito provoca que nuestro cuerpo se active en modo reserva, lo que conlleva a guardar las energías calóricas del desayuno y evita su metabolización.

Además, el comer tan tarde hace acercar la distancia con la cena y evita la merienda, lo que finalmente conduce a que nuestro organismo vaya más lento y no queme calorías a la velocidad que debe.