Las dietas hipocalóricas comerciales cuestan cinco veces más

TOLEDO, 30 (EUROPA PRESS) Las Unidades de Nutrición y Dietética de los Hospitales Generales de Tomelloso, Villarrobledo y Almansa y la Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital General de Albacete han presentado esta semana en Córdoba, en el transcurso del VI Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada (SENBA), el estudio '¿Resulta muy caro estar a dieta?', orientado a pacientes de consultas externas con patologías diagnosticadas. El principal resultado es que las dietas hipocalóricas comerciales cuestan cinco veces más que las confeccionadas por el propio consumidor, que incluso pueden resultar más baratas que una alimentación convencional. El interés por responder a esta pregunta surge porque uno de los motivos esgrimidos con más frecuencia por pacientes con obesidad, para no seguir adecuadamente una dieta hipocalórica es su coste, supuestamente superior a una dieta convencional, informó la Junta en nota de prensa. Con este planteamiento, dietistas y nutricionistas de estos hospitales, dependientes del Gobierno de Castilla-La Mancha, bajo la supervisión del doctor Francisco Botella, jefe de Servicio del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, han elaborado este estudio que da respuesta a la cuestión y cuya principal conclusión es que estar a dieta no es caro para pacientes con patologías diagnosticadas como la obesidad ya que el coste económico de las dietas es directamente proporcional a su contenido energético. METODOLOGÍA El estudio compara, por un lado, el coste de diferentes dietas hipocalóricas por persona y día con una alimentación considerada normal. Por otro, realiza una estimación sobre si resulta más barato seguir una dieta hipocalórica compuesta de alimentos o una dieta basada en fórmulas comerciales de bajo contenido energético. La metodología seguida para hacer la comparativa ha sido elaborar dietas semanales de 1.200 y 1.500 kilocalorías -con alimentos convencionales y a partir de fórmulas comerciales de sustitución de dos laboratorios diferentes- para comparar su coste con el de una dieta media saludable de 2.500 kilocalorías y con el coste del consumo medio de alimentos y bebidas no alcohólicas en España por individuo según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2006. Para conocer el coste de las dietas, el equipo realizó una media a partir del estudio de precios de productos alimenticios de marca blanca en dos superficies comerciales (hipermercado y supermercado) en tres provincias de Castilla-La Mancha (Albacete, Toledo y Ciudad Real). Los resultados de estos análisis comparativos indican que una dieta hipocalórica de 1.200 kilocalorías tiene un coste diario para una persona de 4,14 euros y una dieta hipocalórica de 1.500 kilocalorías cuesta al día un poco más, 4,66 euros. Por su parte, las dietas hipocalóricas basadas en fórmulas comerciales de sustitución con productos de dos laboratorios diferentes, tienen un coste por persona y día de 20,42 y 22,29 euros, respectivamente. La tercera opción analizada, una dieta media saludable de 2.500 kilocalorías cuesta según este estudio 5,49 euros al día por persona. Finalmente, el consumo medio en alimentación, según datos del INE, está en 4,42 euros por día y persona. CONCLUSIONES Tal como explicó Ana Jiménez, nutricionista del Hospital General de Tomelloso encargada de presentar el estudio en el Congreso de la SENBA, la principal conclusión que arroja es que el coste económico de las dietas resulta directamente proporcional a su contenido energético; por tanto, las dietas con menor aporte energético resultan más baratas y en cualquier caso son equiparables al consumo medio de alimentos y bebidas no alcohólicas en España. En segundo lugar, las dietas hipocalóricas basadas en fórmulas comerciales de sustitución multiplican por cinco el coste, aunque hay que tener en cuenta que estas fórmulas pueden usarse como sustitutivo de alguna de las comidas. La última conclusión del estudio indica que si se toman como referencia los datos del INE, los estudios comparativos realizados ponen de manifiesto que estar a dieta no es caro para estos pacientes con patologías diagnosticadas. Junto a Francisco Botella y Ana Jiménez, el resto de especialistas que han participado en esta investigación son Llanos García Arce, Angélica García Gómez y José Joaquín Alfaro Martínez, de la Sección de Endocrinología y Nutrición Hospital General de Albacete, María del Mar Navarro, de la Unidad de Dietética del Hospital General de Villarrobledo y Asunción Pedrón Megías y Ángela Vicente Albiñana de la Unidad de Dietética del Hospital General de Almansa.