Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de mortalidad de las mujeres navarras

El Baluarte acogerá desde mañana el XXII Congreso de la Sociedad Española de Arteriosclerosis que contará con unos 500 especialistas

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de mortalidad de las mujeres navarras y la segunda entre los hombres, a pesar de haber disminuido "de manera importante" el número de fallecimientos por estas patologías. Dejar los hábitos tabáquicos, comer de una manera saludable y fomentar el ejercicio físico son aspectos fundamentales para prevenir la aparición de estas enfermedades.

Este y otros temas serán analizados desde mañana hasta el viernes en el XXII Congreso de la Sociedad Española de Arteriosclerosis que se celebrará en el Baluarte de Pamplona y que contará con unos 500 especialistas que abordarán, expondrán y debatirán sobre las causas, síntomas, los factores de riego y la prevención de las enfermedades cardiovasculares, según explicó esta mañana en rueda de prensa la directora del Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra, Marisol Aranguren.

Los expertos, nacionales e internacionales, abordarán los temas "más candentes" en el ámbito del riesgo vascular arteriosclerótico como la dislipemia, la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad y el síndrome metabólico, además de aspectos básicos relacionados con la genética, la fisiopatología de la placa vulnerable, así como los últimos avances terapéuticos en la arteriosclerosis y la trombosis.

Paralelamente, y en el marco de este congreso, se celebrarán las Jornadas cardiosaludables, organizadas por el Club Coronario de Pamplona, que irán dirigidas a la población en general y en las que se realizarán a los asistentes pruebas pertinentes para determinar su riesgo vascular.

Asimismo, se realizarán sesiones informativas, impartidas por especialistas de la Comunidad foral, en las que se informará a la sociedad sobre los factores de riesgo y las medidas más recomendables para reducir su riesgo cardiovascular, además de realizar actividades con alrededor de 600 niños de diferentes colegios de Pamplona.

La directora del Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra puso de relieve que "además de frecuentes", las enfermedades cardiovasculares son "un problema que puede prevenirse" con "estilos de vida saludables que eviten factores de riesgo como el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión o el colesterol".

Aranguren, que compareció junto al presidente del comité organizador del Congreso, José Antonio Páramo; el vicepresidente del Comité Organizador, José Antonio Rodríguez y el presidente de las Jornadas Cardiosaludables, Emilio Sanz; aseguró que el riesgo vascular constituye "una de las principales preocupaciones" del departamento de Salud del Ejecutivo foral que trabaja "con empeño" en esta materia, y agradeció la elección de Pamplona como sede del congreso, al suponer "un foro de gran relevancia para analizar estas enfermedades".

PRINCIPAL CAUSA DE MUERTE

Por su parte, José Antonio Páramo, presidente del comité organizador, destacó que las enfermedades que tiene relación con la arteriosclerosis son la principal causa de mortalidad en Navarra. Según dijo, en la Comunidad foral, las enfermedades cardiovasculares han supuesto el 30,6 por ciento de las defunciones en hombres, y el 38,2 por ciento de los fallecimientos de las mujeres, por lo que se sitúa como "un problema sanitario de primer orden".

El doctor Páramo subrayó que la prevención es "fundamental" para evitar este tipo de patologías. Para ello, es "imprescindible" controlar "adecuadamente" la presión arterial, evitar el sobrepeso, realizar alguna actividad física y medirse el perímetro de la cintura abdominal, que es una "buena" manera de calcular el riesgo cardiovascular.

El presidente del comité organizador recalcó que los factores de riesgo tradicionales, como la obesidad o la hipertensión, son los que inciden "fundamentalmente" en el desarrollo de este tipo de patologías, y advirtió de que "estamos asistiendo a una epidemia de obesidad y de diabetes infantil" que hace que "la incidencia de enfermedades cardiovasculares en la franja de gente entre 30 y 44 años no se haya reducido, sino que siga incrementándose".

No obstante, indicó que "si se realiza una dieta cardiosaludable como la mediterránea" acompañada de "cambios de estilo de vida" se reduciría entre un 30 y un 60 por ciento la aparición de enfermedades cardiovasculares entre las personas de 30 a 44 años. "Educando a la población desde la infancia y siendo agresivo con el control estricto de los factores de riesgo vascular lograremos un importante descenso de una enfermedad que se pensaba que podía ser irreversible con el proceso de envejecimiento, pero que no lo es", concluyó.