manchegos mayores de 50 años y los bebés son los que más se acercan a una dieta equilibrada, según Eroski

TOLEDO, 17 (EUROPA PRESS)

Los castellano-manchegos que mejor cumplen las recomendaciones de una dieta equilibrada son los perfiles de 0 a 3 años y los mayores de 50 años mientras que, por el contrario, son los adolescentes quienes presentan los hábitos alimentarios más inadecuados, según se desprende del 7º Informe del Observatorio Eroski Nutrición y Bienestar.

Este informe analiza los hábitos alimentarios de los diferentes perfiles nutricionales (o grupos de población) y, concretamente, si en el seno familiar hay un conocimiento y una puesta en práctica de la alimentación "adaptada" a la edad, estado fisiológico o enfermedad.

Asimismo, esta investigación es la base de la nueva campaña nacional de sensibilización sobre nutrición promovida por el Observatorio Eroski Nutrición y Bienestar durante este mes de mayo, en colaboración con las principales entidades y fundaciones especializadas en alimentación y salud.

Para los expertos en nutrición el desayuno es una de las principales comidas del día. Según se desprende de este estudio, el tipo de desayuno que realizan los distintos perfiles nutricionales falla en alguno de los tres pilares de un desayuno ideal: fruta fresca + lácteo + farináceos de calidad (pan, tostadas, cereales poco azucarados, etc.). Normalmente, se omite la fruta y se consumen de forma habitual farináceos no muy saludables (galletas, bollería, cereales con azúcar, etc.).

El consumo de verduras está muy lejos de alcanzar los objetivos poblacionales y las recomendaciones dietéticas a nivel nacional e internacional. Según este estudio, el consumo adecuado de verduras es directamente proporcional a la edad, es decir, a más edad se da un mayor consumo. Se observa también que el consumo de este grupo de alimentos es muy deficitario entre los adolescentes a pesar de ser el colectivo con un mejor conocimiento sobre las recomendaciones del consumo de verduras.

Entre los adultos se da un menor consumo de pescado, incluso por debajo de los niños y adolescentes. Probablemente debido a que en los comedores escolares se aseguran el consumo de 1-2 de las 3-4 raciones semanales recomendadas (ver gráfico).

Al analizar tanto el tipo como la frecuencia y cantidad de carne consumida se observó que aproximadamente como mínimo un 20% de todos los perfiles hace un consumo excesivo de carne. En el caso de los adultos y adolescentes, aproximadamente un 30% y un 40% respectivamente, hacen un consumo inadecuado por exceso. Coincide que estos perfiles parecen tener un menor conocimiento sobre el consumo recomendado.