La Fisioterapia puede ayudar a las personas con enfermedad mental a mantener su autonomía, según un experto

Piden que se incluya la figura del fisioterapeuta en los equipos españoles para el tratamiento de trastornos alimentarios MADRID, 12 (EUROPA PRESS) Las técnicas de fisioterapia aplicada a la psiquiatría ayudan a los pacientes con enfermedad mental a recuperar sus capacidades y su nivel de funcionamiento psicosocial, según explicó hoy el miembro del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, el doctor Antonio Martín. Así, el objetivo de estos profesionales es, sobre todo, "mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad mental y desarrollar o mantener el mayor nivel de autonomía posible". Además, se persigue "evitar o retrasar" el deterioro físico e intervenir en la prevención y tratamiento de patologías respiratorias. Por otra parte, este tratamiento puede ir dirigido a reducir los síntomas derivados de los fármacos antipsicóticos, usados para aliviar los síntomas de trastornos como la esquizofrenia, pero provocan un gran número de efectos secundarios como rigidez, temblores, tics, etc. "Hay pacientes que por la gravedad de su estado psicopatológico, necesitan establecimientos con asistencia las 24 horas", asegura Martín. Ante la escasez de otro tipo de recursos residenciales, estas personas prolongan los ingresos en hospitales psiquiátricos de corta y media estancia, "y es en estos centros donde el fisioterapeuta desarrolla su labor", añade. TRASTORNOS ALIMENTARIOS Por otra parte, el Colegio de los fisioterapeutas madrileños plantea la necesidad de crear en España un tratamiento multidimensional para los trastornos alimentarios, ya que diversos estudios han demostrado la eficacia de la fisioterapia en estos pacientes y, sin embargo, la figura del fisioterapeuta en los equipos españoles para el tratamiento de estos trastornos es inexistente. Es el caso del último trabajo de investigación sobre Fisioterapia Psiquiátrica, elaborado por un miembro del Colegio de Fisioterapeutas de Castilla la Mancha, donde se afirma que esta especialidad es aplicada en el 66 por ciento de las clínicas europeas para la esta disfunción alimentaria. Según datos extraídos de este estudio, denominado 'Fisioterapia en Psiquiatría y Salud Mental: intervención en trastornos alimentarios', los objetivos de las terapias corporales aplicados en pacientes con anorexia o bulimia son: reconstruir una auto-imagen realista, normalizar la hiperactividad, impulsos y tensiones, desarrollar habilidades sociales y aprender cómo disfrutar del cuerpo. En estos casos, los pacientes se pueden beneficiar del tratamiento a través de ejercicios de respiración, que ayudan a las pacientes con este tipo de trastornos a sentir su propio cuerpo. Además, la movilización de los miembros del cuerpo, a través de las articulaciones, ayuda a la relajación y a la conciencia corporal.