Los familiares de los parados tienen más ansiedad que los propios desempleados

Los familiares de las personas que están en paro tienden a tener más ansiedad que los propios desempleados, según afirmó este martes José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (Asepp).El doctor Rodríguez justifica este hecho explicando que "el cerebro prioriza y que si no se tiene para dar de comer a los hijos, difícilmente se padecerá una crisis de ansiedad, pues hay cuestiones más primarias que atender".Su experiencia le dice que de los dos progenitores, es la madre del parado la que sufre más de ansiedad, ya que tiene crisis de este tipo entre dos y tres veces más que su compañero.En general, la ansiedad tiene una prevalencia en España que fluctúa entre el 5 y el 20% y es, a juicio de este psiquiatra, una enfermedad infradiagnosticada, aunque el número de casos no detectados se está reduciendo a lo largo de los últimos años, debido a que cada vez los pacientes acuden con mayor frecuencia al especialista."A causa de la actual coyuntura económica se ha incrementado el número de consultas de pacientes con síntomas directamente relacionados con la crisis, si bien se trata solo de una percepción recogida en las consultas de los expertos, pues no hay aún estudios que lo demuestren", explica el experto.En su opinión, se trata de algo lógico, pues "una situación de ansiedad colectiva como la actual de pesimismo general, crisis de valores, crisis económica, corrupción política, sensación de desamparo institucional, etcétera, es normal que sirva de factor desencadenante de un mayor número de casos de ansiedad".Por otro lado, el vicepresidente de los psiquiatras del sector privado indicó que el hecho de trabajar en entornos muy competitivos hace que las personas vean incrementados sus niveles de ansiedad hasta incluso convertirse en patológica.Según afirmó, "culturas como la occidental, donde se fomenta la competitividad del individuo casi desde el nacimiento, acarrean un incremento de los niveles de inseguridad de las personas, por lo que es lógico que la tasa de pacientes con ansiedad aumente, afectando a los psicológicamente más débiles".