Premian un trabajo del Reina Sofía (Córdoba) sobre técnicas de relajación en niños con trastorno de conducta

CÓRDOBA, 26 (EUROPA PRESS) Un trabajo que describe las técnicas de relajación que el personal de Enfermería de la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba aplica a los niños atendidos por distintos trastornos relacionados con el comportamiento ha sido distinguido con el premio a la mejor comunicación oral presentada al XXVI Congreso Nacional de Enfermería de Salud Mental, celebrado recientemente en Valencia. La comunicación premiada, titulada 'Érase una vez un niño' y que se presentó en dicho congreso en forma de cuento, narra las vivencias y sentimientos de 'Pablito', un niño hiperactivo que explica su día a día y la difícil relación que mantiene con sus padres y compañeros de clase. Así, en dicho relato este pequeño cuenta cómo las sesiones de relajación que recibe en el hospital cordobés le ayudan a tranquilizarse. En concreto, el abordaje de los problemas de Salud Mental en la infancia se realiza con la intervención multidisciplinaria de psiquiatras, psicólogos y personal de enfermería. Este modelo de relajación, que se adapta a la problemática de cada niño como procedimiento de autocuidado y autocontrol, permite que los pequeños puedan llegar a modificar la conducta y se encuentren más satisfechos con ellos mismos. Las técnicas de relajación que se aplican en la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil, ubicada en el Hospital Los Morales, forman parte del tratamiento general que reciben estos pacientes. El número de personas atendidas en este servicio por problemas relacionados por trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se ha incrementado en los últimos años. Así, en 2008 fueron atendidos en dicha unidad 106 niños con esta patología. EN QUÉ CONSISTE ESTE TRASTORNO El trastorno por déficit de atención e hiperactividad, que tiene un fuerte componente genético, es una alteración neurológica del comportamiento caracterizada por la distracción, periodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. Este tipo de intervención no sólo se aplica a los niños con TDAH sino que es idóneo también para los problemas de conducta, impulsividad y ansiedad.