Ripoll dice que el Hogar Provincial "no es un hospicio del XIX" sino "un centro del siglo XXI" y de "calidad"

Dice que la madre está "en su derecho" de iniciar acciones judiciales e insiste en que la atención sanitaria es "extraordinaria"

ALICANTE, 17 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Diputación Provincial de Alicante, José Joaquín Ripoll, destacó hoy que el Hogar Provincial de Alicante "no es un hospicio del siglo XIX", sino que es "un centro del Siglo XXI que tiene buenas instalaciones, recursos y un magnífico personal, no solo en cantidad sino en calidad", al tiempo que rechazó que existan problemas de coordinación porque, según insistió, la "organización es excelente".

José Joaquín Ripoll compareció hoy ante los medios de comunicación en el Hogar Provincial, junto a la diputada del Hogar Provincial, Virginia Romero, y la gerente del centro, Mercedes Ribelles, con el fin de ofrecer un informe sobre el funcionamiento y la atención a menores en el Hogar Provincial en los últimos años debido a la alarma social generada tras la muerte de un bebé en el centro, ocurrida el pasado sábado, 11 de abril, de un bebé en el centro, el segundo caso en los últimos meses.

Ripoll, quien en primer término lamentó la muerte del pequeño y expresó sus "condolencias" a la madre y a sus familiares, quiso ofrecer explicaciones "ante la alarma social" generada. El próximo miércoles se celebrará una reunión extraordinaria de la Comisión de Bienestar Social para tratar exhaustivamente este asunto, ya que en la celebrada el pasado miércoles se decidió de este modo por la diputada responsable.

Durante su intervención, resaltó que el Hogar Provincial "no es un hospicio del siglo XIX", sino que es "un centro de recepción y acogida de menores del siglo XXI, ubicado en un edificio moderno, con unas buenas instalaciones, que tiene recursos económicos y un magnífico personal, no solo en cantidad sino también en calidad, dedicado a la atención de los niños".

El presidente insistió durante la rueda de prensa, que duró cerca de una hora, que el hogar es un centro de referencia "bien dotado de medios económicos y humanos" del que se sienten "orgullosos" y "satisfechos" desde la institución provincial. Destacó, de este modo, que posee una certificación de calidad de Aenor y que ha pasado por evaluaciones periódicas de calidad que apoyan su buen funcionamiento y que lo convierten en "el mejor centro de recepción y acogida de la provincia".

Según Ripoll, preguntado si el problema era organizativo, "la organización es extraordinaria" porque el hecho de que haya un pediatra de 8.00 a 15.00 horas es extraordinario, porque lo normal, con los protocolos establecidos, es que automáticamente se llama al SAMU y automáticamente entra en funcionamiento los servicios sanitarios de la Generalitat, que siempre han tenido una actuación inmediata".

Respecto a las informaciones de que hay una orden interna de que el único que puede avisar al SAMU es el pediatra, el presidente aseguró que "eso no es verdad". Según Ripoll, "hay un protocolo de actuación y no dice eso", sino que el pediatra "tiene que estar aquí obligatoriamente de 8.00 a 15.00 horas y no tiene que estar a partir de las 15.00 horas".

Resaltó que hay "una atención permanente, de 24 horas, de todo el personal de enfermería que tiene un protocolo que cuando surge algún incidente grave lo trasladan a los servicios sanitarios de la Generalitat, a la red general de servicios sanitarios de la Generalitat".

De igual modo, ante la necesidad de un pediatra de guardia, insistió en que "no tiene que haber un pediatra de guardia ni los fines de semana, ni entre semana" porque ese es "un servicio extraordinario que presta la diputación porque así lo considera conveniente". Además, según añadió, el hogar tiene "la fortuna de tener muy cerca de aquí el Hospital de San Juan, de la red sanitaria pública, que es la que atiende y tiene que atender estos casos".

Además, opinó que es "una alarma social si se producen dos fallecimientos y si se produce sólo uno también" porque "también se produjo esa alarma social en el primero". Así, quiso "evitar es que la gente piense que éste es un hospicio del siglo XIX, no, este es un centro de recepción y acogida de menores del siglo XXI, dotado con los medios del siglo XXI, sobredotado de los medios que exige la normativa actual del siglo XXI".

"Nosotros no damos la atención médica, nosotros damos la atención médica suplementaria, y bastante bien dotada de personal. La atención médica la da la red sanitaria de la Generalitat, que funciona de manera excelente", aseveró. Lamentó, de esta forma, que se intente ir "tras la figura del pediatra", a quien descartó defender porque "no le hace falta defensa".

Por último, subrayó que darán "todas las facilidades" tanto a Fiscalía como al Síndic de Greuges para la investigación de los hechos y, ante la intención de la madre de iniciar acciones legales, consideró que está "en su pleno derecho de que la fiscalía, si tiene que actuar, que actúe". Según dijo, "los que somos padres sabemos que la muerte de un hijo es un dolor que no se puede paliar con nada".

CARACTERÍSTICAS

Ripoll enumeró las características del hogar, que es un centro de acogida y recepción de menores, que presta atención integral a niños de 0 a 6 años. Desde 2003 hasta ahora, ha acogido a un total de 600 menores, lo que supone que el índice de ocupación del centro, que cuenta con 35 plazas, supera, anualmente, el 90 por ciento, aproximadamente.

Destacó que acoge "los casos más complejos, entre los cuales hay menores con patologías importantes, algunas de ellas congénitas graves", relacionadas con "enfermedades cardiovasculares, respiratorias y malos tratos". A este respecto, concretó que en 2008, de los 99 menores que pasaron por el Hogar, el 54,52 por ciento de ellos presentaba alguna.

También destacó "el nivel de recursos humanos y materiales con el que cuenta este centro", que dispone de 72 personas para la atención directa a menores, pese a que el convenio con la Conselleria de Bienestar Social fija en 15 el número de trabajadores mínimo. A su juicio, el equipo del centro "supera ampliamente los mínimos establecidos en el convenio suscrito con la conselleria".

Además, el Hogar cuenta con una unidad médico-sanitaria propia y "extra", ya que en el convenio se recoge que esta necesidad sea cubierta con la red sanitaria pública, con el fin de "contribuir a mejorar la calidad asistencial integral".

El personal que integra esta unidad, que da servicio tanto a los menores como a la unidad de mayores, está compuesta, entre otros, por un médico pediatra, un médico de medicina general y otro de atención preferente a ancianos, todos ellos de servicio de 8.00 a 15.00 horas de lunes a viernes. El centro dispone, además, de personal de enfermería las 24 horas el día, así como un servicio de farmacia y otro de rehabilitación. Esta plantilla se completa con 79 personas que trabajan en diferentes servicios comunes.

Los gastos en la unidad de menores del Hogar --juguetes, pañales, productos de aseo, vestuario-- han pasado de 58.800 euros en 2007 a 80.277 en 2008. Así, precisó que en 2008 se gastaron "13.000 euros en pañales" y que en 2009 "está previsto que sean 15.000".

En cuanto a la financiación, el centro recibe fondos del presupuesto de la Diputación, que para 2009 destina una partida de 9.207.031 euros, y de la aportación de la Conselleria de Bienestar Social, que asciende anualmente a 442.440 euros.