Unas 150 personas con enfermedad mental se benefician del programa de intervención en zonas rurales

TOLEDO, 9 (EUROPA PRESS)

Unas 150 personas con enfermedad mental se están beneficiando del programa de intervención en zonas rurales, una iniciativa puesta en marcha por la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha para la Integración sociolaboral del Enfermo Mental (Fislem), dependiente del Gobierno regional, hace tres años y con el que se quiere garantizar un acceso a los dispositivos de salud mental para que ningún usuario se quede sin recibir la atención que necesita a la vez que se acerca la atención de estos dispositivos a su propio entorno.

Este programa se desarrolla como parte de las actividades ofertadas por los centros de rehabilitación psicosocial y laboral. Actualmente, profesionales de los CRPSL y del programa de Integración Social y Laboral (PRIS) de Hellín y Villarrobledo en Albacete, Toledo, Guadalajara y Cuenca, se desplazan hasta las zonas más alejadas de la región para que las personas con enfermedad mental y sus familias puedan acceder a los servicios sociosanitarios de los recursos de salud mental, informó la Junta en nota de prensa.

Gracias a los buenos resultados obtenidos hasta la fecha, el Gobierno regional a través de la Fundación Fislem, quiere extender a lo largo de los próximos años esta iniciativa a otras zonas rurales de Castilla-La Mancha para que todas aquellas personas con enfermedad mental y sus familiares que no pueden acceder fácilmente a los diferentes recursos y dispositivos de salud mental, los tengan más cerca de su entorno.

El desarrollo del programa es posible gracias a la coordinación de los diferentes servicios como los servicios sociales de los ayuntamientos, las unidades de salud mental y los profesionales de Fislem. Los equipos que se desplazan hasta las zonas rurales o de difícil acceso están integrados por psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, monitores y técnicos de integración sociolaboral.

En la actualidad este programa está consolidado en Yeste (Albacete), que depende directamente del CRPSL de Hellín, y que atiende a los usuarios en su domicilio, llegando a 22 municipios y 125 pedanías que incluyen las zonas de Yeste, Riópar, Elche de la Sierra, Molinicos, Socovos, Nerpio, Tobarra, Ontur, Bogarra y Alcadozo, entre otros.

En general todos los centros de rehabilitación psicosocial y laboral (CRPSL), que gestiona directamente la Fundación Fislem o a través de las asociaciones de familiares participan en este programa, destacando, entre otros, los de Villarrobledo, Toledo, Albacete, Consuegra, Cuenca y Guadalajara.

Finalmente, la Fundación Fislem ha puesto en marcha un programa de atención comunitaria en La Roda, que cuenta con un técnico de integración social y dos psicólogos, así como con el apoyo de los técnicos del Ayuntamiento y los profesionales de la Unidad de Salud Mental. Este dispositivo, ubicado en el Centro Social "La Bascula", atendió en enero a 10 personas.