ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Quirónsalud Málaga pone en marcha un sistema de alimentación íntegramente saludable


MÁLAGA|
Quirónsalud Málaga pone en marcha un sistema de alimentación íntegramente saludable

Quirónsalud Málaga pone en marcha un sistema de alimentación íntegramente saludable MÁLAGA | EUROPA PRESS

El Hospital Quirónsalud Málaga, de la mano de Bepers, gestora del servicio de restauración del centro, pone en marcha desde este miércoles un sistema de alimentación íntegramente saludable, "un compromiso con la población de referencia del centro por la salud y la calidad de vida".

El centro hospitalario, consciente de la importancia de una dieta variada y equilibrada, apuesta por promoverla en todos sus ámbitos: menús de pacientes ingresados, máquinas expendedoras y área de restauración. Para determinar la oferta gastronómica se ha contado con la colaboración de más de 100 especialistas del área de la nutrición del Grupo Quirónsalud, como endocrinos, internistas y nutricionistas.

El proyecto de alimentación saludable consiste en ofrecer en todos los espacios del hospital una cocina de mercado, que apuesta por los productos de temporada; menús limitados en grasas, con aceite de oliva y menos grasas saturadas; control de los azúcares añadidos; menús bajos en sodio y una cuidada calidad del proceso de elaboración, según han explicado desde Quirónsalud en un comunicado.

En la elaboración de estos perfiles nutricionales se da respuesta a cuestiones como la composición de los alimentos y dosis de grasas, ácidos grasos, azúcares, sal o sodio; se informa sobre la función de los alimentos contenidos en la oferta gastronómica, su importancia en la dieta, su valor nutricional y el efecto sobre la salud de los nutrientes. Además, se pone especial atención a los componentes potencialmente alergénicos.

La razón fundamental para la incorporación de una alimentación íntegramente saludable dentro del hospital es, además de concienciar de la necesidad de mantener una dieta equilibrada y saludable, prevenir la malnutrición hospitalaria, cuya incidencia varía entre los pacientes hospitalizados según patologías, y se agrava por pruebas y tratamientos.

La Organización Mundial de la Salud ha definido la obesidad como la epidemia del siglo XXI, ya que incrementa el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, la dislipemia o determinados tipos de cáncer. Como ejemplo, la cardiopatía isquémica, para la que la obesidad es factor de riesgo, es la enfermedad del corazón que más contribuye a que las patologías cardiovasculares sigan siendo la primera causa de muerte en el mundo.

Una de las mayores aportaciones para evitar el sobrepeso y la obesidad es adquirir unos hábitos alimenticios saludables y conservarlos durante toda la vida. Un estilo de vida sana, con hábitos como tener una dieta saludable, la práctica moderada y regular de ejercicio y el abandono del tabaco, favorece a que el número de pacientes que requiere tratamientos más agresivos contra la obesidad, como la cirugía bariátrica, se reduzca.

Desde el hospital han recomendado comer cinco veces al día, teniendo en cuenta que el desayuno es la más importante del día; beber agua, prestar más atención a la variedad que a la cantidad, comer cinco raciones de fruta y verdura al día, legumbres dos veces en semana, mejor comer pescado que carne, tomar fibra y lácteos.