La meningitis en África occidental ha matado a más de 1.900 personas desde enero, según MSF

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Varios países situados en la zona occidental del continente africano se enfrentan desde que comenzó este año a una gran epidemia de meningitis que ya se ha cobrado la vida de 1.900 personas, algo que ha propiciado que la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), en colaboración con los Ministerios de Sanidad de Nigeria, Níger y Chad, haya puesto en marcha una de las mayores campañas de vacunación de toda su historia.

El objetivo de los 50 equipos desplazados al terreno para tratar los casos ya detectados, y de los otros 270 grupos que se han puesto en marcha para la campaña, es vacunar a casi 7,5 millones de personas antes de que finalice el período de mayor riesgo, que comienza en diciembre y termina a finales de mayo.

Para lograr llegar a toda la población que presenta factores de riesgo, cada uno de los equipos de MSF está vacunando a unas 1.500 personas al día y se han movilizado a unos 210 trabajadores internacionales, señala la organización en un comunicado.

Los brotes de meningitis son algo corriente en los países situados en la zona oeste de África, la zona en la que se sitúa el denominado "cinturón de la meningitis". Sin embargo, la epidemia actual es la más grave de los últimos años y, según las cifras hechas públicas por los Ministerios de Sanidad de Níger, Nigeria y Chad, ya son más de 1.900 las personas fallecidas desde principios de año.

Mientras que la situación está mejorando allí donde se llevan a cabo campañas de vacunación, la epidemia sigue propagándose en muchos lugares donde no hay servicios médicos. En total, se han declarado 56.000 casos en las zonas donde trabaja MSF.

En Nigeria, esta epidemia de meningitis es la peor que ha habido desde 1996. En nueve de los estados donde trabaja MSF junto con el Ministerio de Sanidad realizando campañas de vacunación, se han confirmado ya más de 50.000 casos.

Esta organización también recuerda que la meningitis bacteriana acaba con la vida de hasta un 50 por ciento de los pacientes infectados si no se trata, y cuando ésta se diagnostica de forma bastante temprana y se trata de inmediato con los antibióticos adecuados, entre un cinco y un diez por ciento de los pacientes mueren durante las primeras 48 horas tras la aparición de los primeros síntomas.

"Para limitar la propagación de la epidemia, se efectúan campañas de vacunación en zonasdonde se ha alcanzado el umbral epidémico", apunta la organización. "Las epidemias se propagan rápido, por lo que se requiere una buena capacidad de reacción y actuar lo antes posible", añade.

En total, más de siete millones de personas van a ser vacunadas en Nigeria, Níger y Chad y, hasta el pasado 27 de abril, alrededor de 5,6 millones ya habían sido inmunizadas en Níger y Nigeria. La población con mayor riesgo de contagio es la que tiene edades comprendidas entre los dos y los 30 años. "Cuando entras en un centro de salud enseguida puedes distinguir a los niños con meningitis por su postura. No quieren ni moverse, sus ojos están cubiertos porque la luz les hace daño, su respiración es rápida porque tienen fiebre o dolor. Pero en cuanto reciben tratamiento la diferencia es extraordinaria", señala una enfermera de MSF, Susan Umstat, que trabaja en Nigeria.