Un método valenciano para controlar la mosca de la fruta se exporta a otros países del área del Mediterráneo

VALENCIA, 6 (EUROPA PRESS)

El método denominado Adress, creado hace un año por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la compañía Syngenta Agro, líder en protección de cultivos, para el control de la mosca de la fruta (Ceratitis Capitata) ya se exporta a Portugal y Siria. Asimismo, a lo largo del próximo año está previsto que comience a implantarse en Italia, Marruecos, Argelia y Túnez y obtener el registro del producto en Francia y Turquía, con lo que la fábrica encargada de su producción situada en Carlet (Valencia) tendrá que producir Adress durante todo el año, según informaron en un comunicado fuentes de la compañía.

En este sentido, destacaron que en tiempos de crisis se pone de relieve "la importancia de crear nuevas vías de crecimiento a través de la investigación y el desarrollo, las energías renovables o las nuevas tecnologías", Así, la Comunitat se ha convertido en un "ejemplo de I+D+i" en el sector agrario con el desarrollo de este novedosos sistema.

El método, que se utiliza para el control de la plaga en cítricos, melocotonero, nectarinas o caquis, se implantó en varias diversas comunidades autónomas como la de Valencia, Murcia o Canarias dentro de sus propios programas de control para aplicarlo en cítricos y frutales.

Esto ha provocado que la producción de la fábrica de Ecología y Protección Agrícola S.A. (EPA), --encargada de crear este producto y situada en la localidad de Carlet (Valencia)-- "ha ido creciendo, con la consiguiente creación de empleo en la zona", resaltaron desde la compañía.

Además, en 2008 ya se han tratado con Adress casi 10.000 hectáreas de cítricos y frutales en toda España, de los cuales 5.530 pertenecen a la Comunitat Valenciana; 2.338 a Murcia; 673 a Aragón y Cataluña; 400 a Canarias; y el resto a Andalucía y Extremadura.

El éxito de este producto se basa en que "es tecnológicamente puntero y seguro tanto para el medio ambiente como para el agricultor y el consumidor, ya que no deja ningún tipo de residuos ni en el campo y ni en el fruto", subrayaron. Se trata de una unidad de control que se cuelga en los árboles y que tiene tres modos de atracción sobre la mosca, la cromática, la sexual y la alimenticia. La atracción cromática sirve para que la mosca detecte la unidad de control de Adress; la sexual provoca el acercamiento de la mosca hasta el nivel de salida de los atrayentes y el gel fagoestimulante consigue que la mosca se coloque sobre él para comer. Una vez ingerido el gel, el producto comienza su actuación y tanto las hembras que lo han comido como las copuladas por machos que lo han ingerido producen huevos inviables, dando como resultado una reducción en la población de la mosca.

Por tanto, al tratarse de una trampa especial el agricultor no entra en contacto con el producto al colgarlo del árbol, ni tampoco afecta a las naranjas o frutas y al retirarse la trampa no deja residuos en el campo. Además, su aplicación es más efectiva cada año que pasa pues su efecto es acumulativo y la relación entre el coste y el beneficio de la inversión es alta ya que solamente es necesaria una colocación por campaña.

Las ventajas de este sistema han sido "muy valoradas" por los inspectores del Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS), del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, que han elaborado un informe sobre el trabajo que se está haciendo en la Región de Murcia por controlar determinadas plagas en cultivos cítricos destinados a la exportación a Norte América.

De este modo, desde la compañía señalaron que "la apuesta por la I+D+i en el sector agrario puede ser una forma importante de crear empleo y nuevos mercados para la economía valenciana, que es punta de lanza en muchos aspectos de la tecnología agraria de cara al área mediterránea".