Hong Kong libera a 300 personas tras una cuarentena por la gripe

HONG KONG, China (Reuters) - Las autoridades de Hong Kong liberaron el viernes a casi 300 huéspedes y empleados de un hotel tras mantenerlos en cuarentena durante una semana, en un intento por contener una nueva cepa del virus de la gripe.

Los huéspedes aplaudieron y gritaron al abandonar el hotel Metropark después de que la policía levantara el aislamiento a las 20:30 hora local (00:30 GMT). Entre ellos había ocho españoles, según distintos medios.

Unos minutos antes de abandonar el hotel, el catalán Javier Boada, comentó desde su habitación que estaba "ansioso" por salir al exterior y recuperar su rutina diaria tras una semana "tediosa".

"Te levantas, lees un rato, te duchas. Bajas, coges el desayuno. Muchos trabajaban en sus habitaciones... te aburrías. Claro, al final acabas echándote alguna siesta", contó en el diario El País este agente de compras textil afincado en India.

Otro comerciante de India, Kevin Ireland, levantó su puño en el aire y exclamó: "Estoy fuera, no me gustó, para nada, pero estoy muy aliviado ahora", aunque se mostró muy satisfecho con la forma en que el Gobierno le trató.

Un grupo de alrededor de 50 residentes de Hong Kong cerca de él ondeaban banderas y gritaban "¡Bienvenidos a casa!" a los huéspedes que subían a autobuses que los esperaban.

Originalmente, muchos huéspedes se indignaron por ser puestos en cuarentena durante una semana en el hotel donde se hospedó un mexicano que fue confirmado como el primer y único caso de gripe H1N1 de la ciudad, pero algunos más tarde aceptaron la situación. En la noche del jueves, muchos huéspedes se quitaron las mascarillas quirúrgicas para bailar y celebrar con cerveza y vino en el vestíbulo.

Hablando con la prensa justo antes de que la cuarentena fuera levantada, el ministro de Salud York Chow dijo: "Su salud es normal y todos han recibido certificados de salud (...) Quiero agradecerles de parte de toda la gente de Hong Kong por ayudarnos a asegurarnos de que Hong Kong está a salvo".

Aunque algunas personas han ridiculizado la medida, calificándola de extrema, muchos expertos en salud pública apoyaron la cuarentena, diciendo que se necesitaban medidas drásticas para detener la propagación de la enfermedad.

"La próxima vez que llegue una persona con el virus, volveremos a apuntar a la contención", sostuvo Chow.

El líder de Hong Kong, Donald Tsang, afirmó que aunque el H1N1 se ha contenido con éxito en esta ocasión, advirtió contra ser complacentes: "La batalla no ha terminado", declaró a los periodistas, tras visitar el hotel.