Los trabajadores aislados por el virus serán considerados de baja temporal con cargo a la Seguridad Social

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores aislados por el virus de la gripe A (H1N1) serán considerados de baja con cargo a la Seguridad Social, según determina una resolución de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social ditada por el Ministerio de Trabajo e Imigración ante las dudas planteadas por Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social, y las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas.

De esta forma, los períodos de aislamiento preventivo (cuarentena) a que se vean sometidos los trabajadores como consecuencia de la gripe producida por el nuevo virus serán considerados como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común, lo que da derecho a los afectados a las correspondientes prestaciones, siempre que cumplan los demás requisitos en cada caso exigidos, y en los términos y condiciones establecidos, por las normas del Régimen de la Seguridad Social en que se encuentre encuadrado el trabajador.

Durante ese tiempo, los trabajadores no están afectados, en sentido estricto, por un accidente o por una enfermedad, pero "es evidente" que deben estar vigilados y recibir la correspondiente asistencia sanitaria en orden a diagnosticar su estado, lo que les impide trabajar, según informó hoy el ministerio en un comunicado.

Para el Ejecutivo, la Resolución dictada por la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social garantiza la protección de los trabajadores ante la falta de respuesta a tal situación en el vigente ordenamiento jurídico y hasta que dicha laguna sea llenada mediante las adaptaciones normativas que resulten necesarias.

Las autoridades implicadas habían manifestado sus dudas respecto a la desprotección que podrían sufrir los trabajadores que tras su contacto con un caso de Gripe A (H1N1) pudieran estar afectados por dicha enfermedad y que se ven sometidos al aislamiento preventivo hasta que se culmina el correspondiente diagnóstico para evitar los riesgos de contagio.