Ascienden a 3.340 los casos de exclusión sanitaria en España tras la reforma de Ana Mato, que cumple 5 años


MADRID|

La Red de Denuncia y Resistencia al Real Decreto Ley 16/2012 (REDER), formada por colectivos, organizaciones y movimientos en favor del acceso universal a la sanidad, han recopilado un total de 3.340 casos de personas excluidas del Sistema Nacional de Salud (SNS) tras la reforma que impulsó la entonces ministra de Sanidad Ana Mato a través de dicha norma, que este jueves cumple cinco años.

Los casos han sido recopilados entre enero de 2014 y marzo de 2017 y entre ellos hay 1.840 personas en situación administrativa irregular y 687 de personas a las que se negó una asistencia que por ley tenían garantizada, bien por ser embarazadas (146), menores de edad (243), solicitantes de asilo (26) o ser atendidas en urgencias (341).

"Después de cinco años seguimos registrando casos y muchos se consideraban una excepción en esa norma", ha lamentado la vicesecretaria de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Elena Polentinos, que lamenta que estos casos recopilados son "sólo la punta del íceberg y debe haber muchos más".

La reforma modificó las condiciones de acceso a la tarjeta sanitaria del Sistema Nacional de Salud (SNS), lo que supuso la retirada de más de 873.000 de estos documentos que afectó fundamentalmente a los inmigrantes en situación irregular o a ciudadanos europeos que vivían en España pero no cotizaban a la Seguridad Social.

Entre las incidencias detectadas la más frecuente ha sido la negativa a la expedición de la tarjeta sanitaria por no reunir los requisitos administrativos (766 casos), seguida de la no tramitación de la tarjeta por falta de información, bien por no saber si tienen derecho o cómo hacerlo (681 casos).

También se han notificado 357 casos de facturación o firma de compromiso de pago por la prestación médica realizada, 243 de ellas en urgencias, 182 negativas a la solicitud de consulta en Atención Primaria y 117 en especializada por no tener tarjeta, y 45 casos de prácticas disuasorias en centros sanitarios.

PACIENTES CON CÁNCER O VIH

Además, entre estas personas que se han quedado sin atención sanitaria había 51 casos de cáncer, 74 de enfermedades cardiovasculares, 107 de diabetes, 87 de hipertensión, 53 de salud mental grave y 26 de VIH.

Los miembros de REDER admiten que en estos cinco años la mayoría de comunidades autónomas pusieron en marcha "parches" para intentar mejorar la atención sanitaria. Y en algunas regiones la situación ha cambiado tras las últimas elecciones autonómicas, ya que en algunas como Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha ha dejado de gobernar el PP, según Manuel Espinel, presidente de Médicos del Mundo Madrid.

Sin embargo, ha añadido Polentinos, la situación no está resuelta y en ocasiones estas medidas autonómicas han generado la "falsa creencia de que ahora ya no pasa nada cuando no es cierto, la exclusión sigue siendo un hecho".

Esta experta reclama más información a los profesionales y al personal administrativo de los centros sobre la actual situación normativa y celebra que el "esfuerzo" de muchos sanitarios ha impedido que el "daño" de la reforma del Gobierno "no haya sido aún mayor".

MENSAJES QUE SEGUIR DESMONTANDO

Para sensibilizar a la población sobre esta situación REDER ha puesto en marcha este jueves la campaña 'Cinco años de exclusión sanitaria, cinco mensajes falces que debemos seguir desmontando', con la que pretenden escenificar las barreras de acceso que han constatado en el informe.

Situados en la plaza Pedro Zerolo de Madrid, en el barrio de Chueca, voluntarios de la red invitaban a los ciudadanos a representar el rol de algunos de los casos recopilados cuando acudían al centro de salud, urgencias o a solicitar la tarjeta sanitaria.

Entre ellos, un joven de 17 años natural de Colombia que vivía con su padre, en situación irregular, y al que le fue denagada la asistencia cuando acudió al médico con fiebre alta y diarrea; o el de una joven de 25 años de Ecuador en situación irregular que vivía con su pareja, que sí está regularizada, que tuvo que ir al hospital por una fractura de tobillo después de que le denegaran la atención en una clínica privada pese a tener un seguro contratado.