Sanidad firma un acuerdo para mejorar la atención de enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en la región


MÉRIDA|
Sanidad firma un acuerdo para mejorar la atención de enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en la región

Sanidad firma un acuerdo para mejorar la atención de enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en la región MÉRIDA | EUROPA PRESS

La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura ha firmado este miércoles un convenio de colaboración con la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Extremeña de Cardiología con el fin de mejorar de la calidad asistencial de los pacientes con esta enfermedad, que es la "primera" causa de muerte en Extremadura.

Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, en rueda de prensa en Mérida tras la firma del convenio, en la que ha asegurado que otro de los objetivos de este acuerdo es la prevención de las enfermedades cardiovasculares, así como mejorar la rehabilitación de aquellos pacientes que padecen estas patologías.

Y es que, según ha dicho, estas enfermedades cardiovasculares son "de una enorme importancia" desde el punto de vista de la frecuencia con la que se dan en la sociedad española y extremeña, aunque ha sostenido que "en tres de cada cuatro casos" se puede prevenir.

De ahí, ha continuado, que sea "muy importante" la prevención de esta patología a través de protocolos de atención y actuación que es la "causa más común de muerte en todo el mundo" y la "primera causa de muerte" en Extremadura pues en el año 2015 se registraron 3.513 muertes en la región, lo que supone un 30,5 por ciento del total de las defunciones que se produjeron en dicho año.

16.400 INGRESOS EN 2015

Además, el consejero ha explicado que también esta patología es una causa de enfermedad "muy importante" ya que en el año 2015 ingresaron en los hospitales extremeños más de 16.400 pacientes por enfermedades cardiovasculares, de los que 3.399 ingresos eran por "insuficiencia cardiaca" y 3.112 por "infarto al corazón o cardiopatía isquémica".

Asimismo, ha proseguido, esta enfermedad es también una causa "muy importante" de discapacidad en la población extremeña puesto que cerca de 17.000 personas con discapacidad "tienen el diagnóstico de cardiopatía isquémica".

De esta manera, Vergeles ha explicado que este convenio marco supone una "apuesta decidida" de la Junta de Extremadura con la colaboración de "una sociedad científica con una solvencia importante" como es la Sociedad Española de Cardiología y que "se irá traduciendo en acuerdos concretos para determinadas acciones".

Entre los ejes "fundamentales" del acuerdo, el consejero ha destacado un plan de formación y actuación sobre reanimación cardiopulmonar, que ha considerado "muy importante" en la prevención de la "muerte súbita", así como el incremento de la coordinación entre los profesionales de salud que trabajan en Atención Primaria y los especialistas en Cardiología.

FOMENTO DEL USO DE DESFIBRILADORES

Por otra parte, ha continuado Vergeles, el tercer eje del convenio trata sobre el aumento de la calidad de la atención sanitaria en los servicios de cardiología de la comunidad autónoma que se llevará a cabo a través de programas de sensibilización y de formación en reanimación cardiopulmonar, así como programas de fomento del uso de desfibriladores.

En este sentido, el consejero de Sanidad y Políticas Sociales ha manifestado que la Sociedad Extremeña de Cardiología ha firmado convenios de colaboración con las diputaciones provinciales para la extensión de la cobertura de desfibriladores en toda la región y tener así "espacios cardiovasculares protegidos".

Por otro lado, José María Vergeles ha destacado la "intensa labor" de divulgación e investigación sobre esta patología que lleva a cabo la Sociedad Española de Cardiología, además de la difusión de "estilos de vida saludables" para prevenir dichas enfermedades.

En el acto también se encontraban presentes el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, Andrés Íñiguez Romo, quien ha destacado la importancia de mejorar las comunicación entre los profesionales de la atención primaria y los especialistas, así como la precocidad en asistir a una persona que sufre una parada cardiaca, que está "estrechamente relacionada" con la supervivencia del paciente.

En esta misma línea, el presidente de la Sociedad Española de Cardiología ha explicado que "cuanto más se reduzca" el tiempo de reanimación la supervivencia del paciente "aumenta exponencialmente", lo que, bajo su opinión, en tres años podría salvar "más de 3.000 vidas" en España, por lo que la SEC va a poner en marcha junto con la Cruz Roja Española y el 112 una aplicación que localiza al voluntario o desfibrilador "más cercano".

También se encontraban presentes en la firma del convenio la presidenta de la Sociedad Extremeña de Cardiología, María Reyes González Fernández,; el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco; y el director general de Planificación, Formación y Calidad Sanitaria y Sociosanitaria del SES, Luis Tobajas Belvís.

PACIENTE CON HIPOXIA CEREBRAL

Finalmente, a preguntas de los medios de comunicación el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha reiterado que el Servicio Extremeño de Salud ha velado "en todo momento" por la salud de la joven cacereña que padece hipoxia cerebral,y ha puesto a la disposición de su familia todos los medios posibles.

En este sentido, Vergeles ha mantenido que el "único hospital que ha accedido valorar y no a atender" el caso de esta paciente ha sido el hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, donde ha sido trasladada, aunque "aún con los rechazos iniciales de otras clínicas" el SES "en ningún momento ha dejado desatendida" a la paciente, que "sin tener todavía" los informes de la clínica catalana no se sabe "cuál es la posibilidad de recuperación que tiene".

Por último, el consejero ha explicado que el Servicio Extremeño de Salud ha puesto en conocimiento el efecto adverso del medicamento "desde el primer minuto" de la Red de Farmacovigilancia del Sistema Nacional de Salud y de la industria farmacéutica responsable de dicho medicamento, que "también tienen algo que decir en este tema".