¿A cuántos grados hay que poner el aire acondicionado?


  • Siete de cada diez españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado.

  • El 85% desconoce que programar entre 20ºC y 22ºC es una temperatura muy baja.

Siete de cada 10 españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado

Siete de cada 10 españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado

Etiquetas

El aire acondicionado es el mejor aliado de estos días para combatir la ola de calor extrema que azota la Península. Pero hay que tener cuidado para que no sea el que nos mande directamente al médico de cabecera con dolor de garganta.

Siete de cada diez españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado, según han desvelado los datos de una encuesta realizada por Reparalia, que ha tenido como objetivo analizar los hábitos de utilización de este aparato entre los españoles.

Los datos de la encuesta han puesto de manifiesto que entre los españoles existe un mal uso generalizado del aire acondicionado que implica consecuencias directas para la salud, pues el 30,8 por ciento de las personas mantiene el aire acondicionado a temperaturas bajas -entre los 22 y los 24 grados-, y el 20,5 por ciento lo mantiene a temperaturas muy bajas -entre los 20 y los 22 grados-.

Estas temperaturas se encuentran muy por debajo de las recomendadas de los expertos para el uso del aire acondicionado, quienes han advertido de que una aclimatación que ronde entre los 24 y 26 grados es más que suficiente. Además, atendiendo a estos parámetros, la encuesta también ha revelado que solo 8 de cada 100 personas pone el aire acondicionado a la temperatura correcta.

Un 73,7 por ciento ha asegurado haber sufrido algún resfriado o problema de garganta como consecuencia de su uso en verano, ya que el aire acondicionado puede ser el causante de afecciones tales como faringitis, rinitis, asma, neumonía, dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia, entre otros.

Además, el contacto directo del aire acondicionado con el cuerpo, especialmente con la espalda o la cara, puede provocar distintas contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia, según informa el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (Cpfcm).

Por ello, el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid alerta del uso "abusivo" del aire acondicionado y del peligro que supone su contacto directo con el cuerpo mientras se está trabajando, conduciendo y, especialmente, mientras se está durmiendo.

"Es importante que la piel y la musculatura no reciba un impacto directo de aire frío, dado que nuestro cuerpo reacciona provocando una brusca contracción muscular que nos puede provocar desde tortícolis hasta parálisis faciales, en los casos más graves", advierte la institución colegial.

Según explican los fisioterapeutas madrileños, el mecanismo de regulación del cuerpo en relación a un exceso de calor provoca el sudor de forma natural para refrigerar y preservar el equilibrio de la temperatura corporal, pero la posibilidad artificial que proporciona el aire acondicionado hace que el cuerpo no pueda adaptarse al contraste de este ambiente creado artificialmente.

Además, continúa, la falta de limpieza de los filtros del aire acondicionado puede provocar problemas en las vías respiratorias tales como faringitis, típicos resfriados, infecciones respiratorias, como la enfermedad del legionario, e incluso problemas gastrointestinales.

Por otra parte, informa que existe un gran contraste climático entre los distintos lugares que frecuentamos, como la oficina, nuestra casa o nuestros vehículos, a la temperatura de la calle, pudiendo haber una diferencia de más de 10 grados en un breve periodo de tiempo.

Por debajo de 20 grados puede aumentar un 20% el consumo de gasolina

El mal uso del aire acondicionado también tiene un efecto negativo en el bolsillo. Si vamos en coche con una temperatura por debajo de 20 grados puede ocasionar un incremento del 20% en el consumo de combustible, según datos de AutoScout24.

Así, recomienda circular con una temperatura de 22 grados en el habitáculo durante el verano, ya que una cifra por debajo de los 20 grados puede tener un efecto muy negativo sobre el consumo de combustible del automóvil.

Además, aconseja no utilizar este sistema a pleno rendimiento, con el fin de evitar averías, por lo que apuesta por conectar el aire acondicionado a régimen medio y bajar las ventanillas unos minutos para refrescar la temperatura del ambiente.

Si al encender el aire el coche se inunda de un olor avinagrado puede que el funcionamiento no sea el adecuado.