'Aspirina' reduce el riesgo de ictus en enfermedad arterial periférica

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Un análisis de estudios previos indica que entre los pacientes con enfermedad arterial periférica, el uso de la 'Aspirina' se asocia con una disminución en el riesgo de ictus no fatal de hasta un 36 por ciento, según un estudio de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Los investigadores, dirigidos por Jeffrey S. Berger, realizaron un meta-análisis para evaluar las evidencias existentes de los ensayos clínicos sobre terapia con 'Aspirina' con o sin una medicación anticoagulante denominada dipiridamol. Incluyeron en su trabajo 18 ensayos en los que participaban un total de 5.269 pacientes, de los que 2.823 tomaban aspirina y 2.446 funcionaban como controles.

Los resultados mostraron que entre los pacientes que tomaban 'Aspirina' se produjo un 8,9 por ciento de los episodios cardiovasculares frente a un 11 por ciento entre los controles. Esto suponía un 12 por ciento de reducción en las tasas de episodios cardiovasculares, una cifra no significativa en términos estadísticos, según los investigadores.

Sin embargo, en lo que se refiere a los distintos eventos cardiovasculares, la terapia de 'Aspirina' se asociaba con un 34 por ciento menos de riesgo de ictus no fatal en el grupo que tomaba el medicamento en comparación con el de aquellos que tomaban placebo. A pesar de ello, el uso de la 'Aspirina' no se asoció con reducciones significativas en la mortalidad de todo tipo, la cardiovascular, por ataque cardiaco o por hemorragia.

La monoterapia con 'Aspirina' se asoció con un 36 por ciento menos de riesgo de ictus no fatal aunque las reducciones no eran significativas a nivel estadístico en la mortalidad.

Según los investigadores, las evidencias actuales son insuficientes para descartar los pequeños aunque importantes beneficios de la 'Aspirina' y señalan la importancia de futuros estudios en estos pacientes para extraer conclusiones más firmes sobre los beneficios y riesgos clínicos del consumo de este y otros agentes antiplaquetarios.