Casi 300.000 madrileños sufren asma o patologías alérgicas, y el 90% recibe tratamiento e información en su médico

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Casi 300.000 madrileños sufren asma o alguna patología alérgica que les provoca episodios graves de dificultad respiratoria, de los que el 90 por ciento reciben tratamiento e información sobre la enfermedad a través de los pediatras, médicos y enfermeras de la Red de Atención Primaria, informó hoy el Ejecutivo autonómico coincidiendo con el Día Mundial del Asma.

Según la Comunidad, los centros de salud regionales controlan y siguen a 92.851 menores de 14 años desde 2008, año en el que se introdujo este servicio en la cartera de Atención Primaria, si bien se calcula que en la región el 11,2 por ciento de la población entre 18 y 44 años ha tenido asma alguna vez en su vida y un 4,4 por ciento lo tiene activo en la actualidad.

La Cartera de Servicios de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid incluyó en el año 2008 el Servicio de Atención al Asma y, concretamente, el servicio de Atención a los niños con asma activa, en el que se incluyen niños de 0 a 14 años. Este servicio, que llevan a cabo los médicos de Atención Primaria junto con las enfermeras, se desarrolla en distintos niveles.

Así, en el primero se recaba información sobre los síntomas del niño, cómo y cuándo se presentan y la posibilidad de antecedentes familiares o del contacto del niño con factores predisponentes, como alérgenos o exposición al tabaco.

Posteriormente se realiza un reconocimiento y una valoración de la gravedad del asma, basada tanto en criterios clínicos como en la medición del aire expirado por el enfermo. Esta valoración se realiza al menos una vez al año en los niños y al menos una cada dos en los adultos.

AYUDA INFORMATIVA

"El tratamiento del asma tiene como meta conseguir que el paciente realice una vida normal, sin limitaciones debidas a la enfermedad. El logro de este objetivo no depende únicamente de la prescripción de los medicamentos indicados para estos procesos sino, muy especialmente en la participación activa del paciente en el control de la enfermedad", indicó la directora general de la Mujer del Ejecutivo autonómico, Patricia Flores.

Por eso, es especialmente importante que tanto adultos como niños y sus padres sepan reconocer una crisis de asma y cómo actuar, así como que manejen con soltura los inhaladores, que son los encargados de lograr que la medicación llegue a los bronquios inflamados y obstruidos durante una crisis.

Para ayudar en esta tarea, la Consejería de Sanidad cuenta con el Programa Regional de Prevención y Control del Asma, que contiene distintas líneas de trabajo para mejorar la vida de estas pacientes y prevenir la enfermedad. El Programa consta de tres subprogramas: vigilancia epidemiológica, vigilancia ambiental y formación y formación y prevención.

El subprograma de vigilancia epidemiológica permite conocer, a través de distintos indicadores, la incidencia del asma y su incidencia en la salud de los madrileños así como los factores que más inciden en la enfermedad, como el consumo del tabaco.

El de vigilancia ambiental gira entorno al Sistema de Vigilancia de Polen Atmosférico de la Comunidad de Madrid (Red PALINOCAM), que aporta información diaria a las autoridades sanitarias y a los ciudadanos sobre los tipos de polen que se encuentran en la región y su concentración, lo que permite a los enfermos evitar realizar determinadas actividades los días de mayor concentración de polen.

Por último, el subprograma de formación y autocuidados coordina las actividades de formación de los profesionales sanitarios, para mejorar su capacitación para promocionar los autocuidados en los pacientes.

Además, la Consejería edita materiales informativos, en concreto ha publicado 'Mi diario del asma', destinado al autocontrol de los pacientes asmáticos sobre la medicación, episodios que sufren, así como las actividades que realizan cada día.