El 60% de los pacientes con asma que no están bien controlados no sigue su medicación de forma adecuada

Expertos destacan que ocho de cada diez pacientes asmáticos pueden tener una buena respuesta y controlar su enfermedad

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

Dos de cada tres pacientes con asma no están bien controlados y, de ellos, el 60 por ciento no sigue su medicación de forma adecuada, según los datos del estudio ESCASE que han sido destacados hoy por expertos en neumología, con motivo del Día Mundial del Asma, que se celebra hoy.

El neumólogo del Hospital 12 de Octubre y coordinador del Área de Neumomadrid, el doctor Carlos Melero Moreno, precisó que el mal control del sujeto asmático se produce o bien porque no se da una adecuada información sanitaria desde el punto de vista de los profesionales, o porque los profesionales no se adecuan a sus terapéuticas que mandan las guías de práctica clínica", pero destacó que "en más del 60 por ciento de los casos es porque los sujetos abandonan el tratamiento".

En opinión de este experto, este abandono se produce porque es continuo y prolongado, y cuando el paciente se encuentra bien tiende a dejarlo. Además, hizo referencia a otros factores como el hecho de que no se enseñen cuáles son algunos de los factores desencadenantes para poder evitarlo.

"Se abandona la medicación controladora y se utiliza la de rescate, la que abre el bronquio, y los sujetos pierden su control, porque se trata de una enfermedad inflamatoria. Lo que hay que tratar es la inflamación, y no la broncoconstricción de ese momento", precisó.

Por otro lado, este experto indicó que sólo hay un cinco por ciento de personas asmáticas que pueden responder mal al tratamiento habitual. "Estos pacientes suponen un porcentaje es muy pequeño, y su tratamiento es el mismo, aunque cambian las dosis", explicó y añadió que "la terapéutica ha de estar muy ajustada, son enfermos que normalmente van a necesitar terapia antiinflamatoria por vía sistémica, y es bastante individualizado. Lo que hay que entender en el asma es que hay diferentes formas de respuesta ante el tratamiento", dijo.

En este sentido, el doctor Melero explicó que el tratamiento habitual consta de antiinflamatorios, principalmente los esteroides inhalados --lo que se denomina medicación controladora--, y en segundo lugar estaría la medicación "de rescate", que son los beta2 de acción corta. "Lo importante y la asignatura pendiente de esta enfermedad es la cumplimentación terapéutica, es decir, que si estos sujetos llevan a cabo el tratamiento que se establece el sujeto se controla bien".

Según destacó, en diversos trabajos se ha demostrado que el 80 por ciento de los pacientes puede tener una buena respuesta y controlar su asma. "El enfermo asmático puede vivir sin síntomas o con síntomas muy escasos, sin despertares nocturnos que lo perjudiquen en su calidad de vida, con una función pulmonar normal o muy cerca de la normal, y sin crisis", aseguró.

CONSECUENCIAS DEL ABANDONO DEL TRATAMIENTO DURANTE EL EMBARAZO

Respecto al embarazo, los expertos señalaron que existe una tendencia en las mujeres a abandonar la medicación cuando conocen su estado por miedo a que los esteroides puedan dañar al feto. Sin embargo, destacaron que es imprescindible que esto no ocurra, y que se consulte con el neumólogo para ajustar así la medicación, ya que en cada persona el embarazo puede mejorar, empeorar o mantener los síntomas de la enfermedad.

En este sentido, el doctor Melero señaló que la gran mayoría de los trabajos concluyen que si el asma no está bien controlada, el niño o niña tendrá un desarrollo pulmonar más bajo, es decir, que es mejor tener el asma controlada, porque si no los riesgos serán mayores para ese nuevo ser. Los efectos secundarios del mal control de la enfermedad son peores", dijo.

Por su parte, el neumólogo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente del neumomadrid, el doctor José Miguel Rodríguez González-Moro, manifestó que "el asma es una enfermedad controlable si hacemos las cosas bien. Es una de las enfermedades más frecuentes, y afecta a todos los segmentos de la población, tanto a hombres como a mujeres, y tanto a niños como a adultos y ancianos", explicó.

En España hay aproximadamente tres millones de ciudadanos con asma, y en Madrid esta enfermedad afecta a cerca de 300.000 personas, un problema que obliga a los que lo padecen a acudir al médico de Atención Primaria (AP) y al neumólogo con frecuencia. El doctor Rodríguez aseguró que la red de infraestructuras de la Comunidad de Madrid proporciona la atención a primer nivel, los profesionales que los tratan son "magníficos" y los nuevos centros de salud son de alto nivel.

Asimismo, la presidenta de la Asociación de Asmáticos Madrileños (Asmamadrid), Joaquina Fernández, destacó que los pacientes con asma deben informarse y ser responsables de la enfermedad, ya que, según destacó "el cuidado está en sus manos". Por ello, señala que ha de tomarse la medicación durante el tiempo indicado, no saltarse ninguna dosis e intentar observar cuáles son los desencadenantes que hacen daño a cada uno, así como practicar ejercicios fisioterapéuticos respiratorios.