El asma produce 260.000 ingresos hospitalarios anuales en España

  • Madrid, 5 may (EFE).- El asma produce en España 260.000 ingresos hospitalarios al año de personas con crisis agudas que requieren tratamientos intensivos para esta patología que padecen más de tres millones de españoles, de los cuales 800.000 son niños.

El asma produce 260.000 ingresos hospitalarios anuales en España

El asma produce 260.000 ingresos hospitalarios anuales en España

Madrid, 5 may (EFE).- El asma produce en España 260.000 ingresos hospitalarios al año de personas con crisis agudas que requieren tratamientos intensivos para esta patología que padecen más de tres millones de españoles, de los cuales 800.000 son niños.

Con motivo del Día Mundial del Asma que se celebra hoy bajo el lema "Tu puedes controlar tu asma", las asociaciones de pacientes y profesionales sanitarios hacen hincapié en la necesidad de que el propio paciente controle la enfermedad.

El Jefe del Servicio de Alergología del Hospital de La Paz, Santiago Quirce, que ha presentado una Guía de Manejo del Asma, recuerda que uno de los problemas a los que se enfrenta la patología es el infradiagnóstico.

Una tos persistente, sobre todo por la noche o cuando se hace ejercicio, y los pitidos en el pecho pueden ser un aviso de la presencia de asma, señala Quirce, quien atribuye el bajo grado diagnóstico a que los síntomas son "poco específicos".

De hecho, más del 35 por ciento de los asmáticos no tiene controlada su enfermedad, recuerda la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias (FENAER) y Asmamadrid, que instalarán hoy puntos de información en Granada, Málaga, Madrid y Salamanca donde se realizarán espirometrías a todos los interesados.

Una de las causas de esta falta de control reside en las "listas de espera de hasta 120 días y en la escasa concienciación de la enfermedad", señala la presidenta de FENAER, Soledad Mostaza.

Además, los propios pacientes no saben cómo utilizar la medicación y la abandonan ante una mejoría, asegura el jefe del servicio de Alergología de La Paz, una unidad que realiza al año 20.000 consultas externas anuales, de las cuales un 25 por ciento están relacionadas directamente con el asma.

En este sentido, Quirce alerta de que la enfermedad mal tratada puede derivar en crisis más frecuentes y potencialmente mortales, aunque reconoce que la mortalidad es en la actualidad "muy baja".

La enfermedad es crónica y, por lo tanto, se pueden controlar los síntomas, pero es muy difícil de curar por completo, quitando aquellos casos que se deben a la alergia provocada por un alérgeno concreto como un producto o un animal, recuerda.

Dos tercios de los casos de asma se deben a razones alérgicas y en el resto, factores ambientales como productos de limpieza, el humo del tabaco o la polución ejercen como detonantes de las crisis.

Para favorecer el diagnóstico temprano y un mayor control de la enfermedad, FENAER reclama la creación de unidades de cuidados respiratorios en Atención Primaria, una medida que podría disminuir hasta un 40 por ciento los costes sanitarios de la enfermedad.

Dentro de los pacientes de la enfermedad, las mujeres presentan más síntomas, precisan más medicación y tienen menor calidad de vida que los hombres, señala la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Hasta los 12 o 13 años la incidencia de asma es un 30 por ciento mayor en los niños que en las niñas, sin embargo entre mayores de 18 años la prevalencia es un 70 por ciento mayor en chicas que en chicos.

Según la neumóloga de la SEPAR, Teresa Bazús, las hormonas femeninas pueden ser la clave de este fenómeno, ya que pueden actuar favoreciendo la inflamación y la hiperactividad de la vía aérea.

Así, un estudio citado por la SEPAR refleja que en el 57 por ciento de los casos de mujeres asmáticas los síntomas se agravan en la época premenstrual.

Además, entre el 4 y el 8 por ciento de las embarazadas sufren algún tipo de complicación, sobre todo entre las semanas 17 y 36.

El 12 por ciento de las asmáticas embarazadas acuden a urgencias por dificultad respiratoria, de las cuales un 1,6 por ciento ingresan cuando la valoración de la gravedad se realiza sin pruebas objetivas; cuando se lleva a cabo una espirometría ingresan el 62 por ciento, señala la SEPAR.