El Gobierno de Canarias atiende de forma regular a más de 46.000 adultos con asma en los centros de salud de las islas

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 4 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias atiende de forma regular a través de los centros de salud de Canarias a más de 46.000 adultos con asma, una patología que afecta en España a un 10 por ciento de la población juvenil y a un 15 por ciento de la infantil, si bien en el archipiélago tiene una incidencia superior, fundamentalmente debido a la presencia de ácaros del polvo doméstico.

Cada primer martes de mayo se celebra el Día Mundial del Asma bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud. El tema elegido en la edición de 2009 es el mismo que en 2008: 'Puedes Controlar tu Asma', y pretende estimular a los pacientes a tomar parte activa en el control de su enfermedad, informa el Ejecutivo regional en un comunicado.

El Gobierno canario recuerda que la OMS calcula que en la actualidad hay 300 millones de personas con asma en el mundo, y sus previsiones para los próximos años apuntan a un incremento de esta enfermedad crónica, sobre todo en los niños.

No obstante, el asma puede ser tratado y controlado de modo que casi todos los pacientes puedan prevenir los síntomas molestos diurnos y nocturnos, prevenir ataques graves, necesitar poca o ninguna medicación de alivio rápido, tener vidas productivas y físicamente activas y una función pulmonar normal.

La administración regional señala que el asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. Los síntomas pueden aparecer varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

ATAQUE DE ASMA

Durante un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una disminución de aire que entra y sale de los pulmones.

Los principales factores de riesgo son la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, presentes en las camas, alfombras y muebles, la caspa de los animales de compañía, los pólenes o los hongos, la contaminación, el humo del tabaco y los irritantes químicos en el lugar de trabajo. Entre los desencadenantes de la enfermedad se encuentra el aire frío, las emociones intensas, como la ira o el miedo, y el ejercicio físico.

MAYOR INCIDENCIA EN CANARIAS

El asma en Canarias tiene una incidencia en general superior a la del resto del país. Mientras en las otras comunidades autónomas es la alta concentración de polen la causante del asma alergénico, en Canarias se debe fundamentalmente a la presencia de los ácaros del polvo doméstico. Los expertos estiman que entre el 94 y el 96 por ciento de las personas con asma alérgica están sensibilizados con los ácaros del polvo.

Entre los factores de riesgo, los expertos han observado que hay aspectos comunes entre Canarias y Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Australia, por lo que han llegado a la conclusión de que también influye el carácter de Isla, que genera mayor humedad en el ambiente y una mayor presencia de ácaros.

CLASIFICACIÓN DE ASMA

El asma se clasifica en función de la valoración combinada de los síntomas y la función pulmonar en: intermitente, persistente leve, persistente moderada y persistente grave. La gravedad varía entre los individuos, no se relaciona necesariamente con la frecuencia o persistencia de los síntomas y puede cambiar en una persona a lo largo de su vida.

La exposición a alergenos como los ácaros del polvo y el pelo y las plumas de animales son factores importantes. Otros que van en aumento son los de los pólenes, que tienen una incidencia de casi el 6 por ciento y en menor medida los hongos ambientales. Irritantes ocupacionales como el humo del tabaco y polución ambiental, infecciones respiratorias e irritantes químicos son otros de los causantes del asma

Las señales más frecuentes son la tos recurrente o persistente, la existencia de pitos o ruidos en el pecho y los catarros recurrentes en personas no fumadoras.

TRATAMIENTO Y CONTROL

El asma puede ser tratado y controlado de modo que casi todos los pacientes puedan prevenir los síntomas molestos diurnos y nocturnos, prevenir ataques graves, necesitar poca o ninguna medicación de alivio rápido y tener una función pulmonar normal.

La atención del asma requiere una relación compartida entre el paciente y el profesional de la salud para ser médicamente adecuada y práctica a través de un plan de tratamiento individual. En aquellos niños con una historia familiar de asma puede ayudar a prevenir el desarrollo inicial de asma el evitar la exposición al humo de tabaco o a los ácaros del polvo, el pelo de los animales. En adultos sería importante evitar la exposición al humo de tabaco y a sensibilizadores químicos en el lugar de trabajo.