El uso de la píldora postcoital más de una vez al mes puede provocar problemas cardiovasculares, según expertos

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Las mujeres que usen la píldora postcoital más de una vez al mes tienen un mayor riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares por las altas dosis de progesterona que contiene este anticonceptivo, según explicó el jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, Manuel Macía, que recomienda usar esta método sólo en caso de necesidad extrema y "muy cada cierto tiempo".

En este sentido, este experto advirtió, en declaraciones a Europa Press, de que como cualquier otro anticonceptivo oral, en caso de consumirse de forma habitual pueden influir en la coagulación, aumentando el riesgo de trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar, derrame cerebral y el infarto de miocardio.

El problema añadido, explicó el doctor Macía, es que como hasta ahora se dispensaba con control médico se podía alertar a aquellas pacientes con más riesgo, tales como las que tienen antecedentes de enfermedades cardiovasculares, tendencia familiar a formar coágulos de sangre --como el factor V Leiden--, fumadoras, obesas o con hipercolesterolemia. Sin embargo, "ahora se podrá hacer sin supervisión y el riesgo de problemas cardiovasculares será mayor", lamentó.

El doctor Macía aseguró que a su consulta han llegado a acudir pacientes demandando la píldora tres o cuatro veces en un mismo mes, algo que "al menos podía tener un seguimiento ante posibles complicaciones".

Además, se habla de posibles secuelas importantes en pacientes que, al ser fundamentalmente jóvenes, "de no tomar esta píldora tienen unas posibilidades remotas de sufrir eventos cardiovasculares".

Por su parte, la presidenta del Grupo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Milagros Pedreira, destacó que "existen otras circunstancias como la diabetes o las alteraciones del colesterol de origen familiar que también incrementan el riesgo cardiovascular y pueden desencadenar eventos precoces, si bien estas situaciones suelen ser bien conocidas por las pacientes y controladas por sus médicos."

PÍLDORA Y TABACO

Sin embargo, el uso de anticonceptivos orales asociados al consumo de tabaco puede no estar vigilado desde el punto de vista médico, ya que las propias mujeres no son conocedoras del riesgo y de la necesidad de su control. Por ello, y sobre todo en referencia al consumo de la píldora anticonceptiva convencional "es obligada la supresión del tabaco", matizó esta experta en un comunicado de la SEC.

Los anticonceptivos orales poseen un potencial efecto trombogénico que puede desencadenar un evento cardiovascular, no obstante, "en ausencia de otros factores de riesgo, las mujeres jóvenes y bajo control médico pueden utilizarlos con seguridad, siempre que conozcan este riesgo y sigan las indicaciones y controles prescritos por su ginecólogo", apuntó.

En este sentido, "las mujeres con más de 35 años y fumadoras no deben utilizar medios anticonceptivos orales, por el riesgo ya descrito, y en mujeres más jóvenes también debe conocerse el potencial efecto trombogénico cuando se asocia a tabaquismo", afirma la cardióloga.