En 5 años podría darse un paso hacia una vacuna contra el sida que sigue creciendo

  • Valencia, 20 may (EFE).- En un periodo de cinco años podría darse un "pequeño paso" para tener una vacuna contra el sida, un tratamiento que se considera "esencial" ante una "pandemia" que sigue creciendo por una relajación en las conductas sexuales de riesgo o un excesivo optimismo en las terapias antirretrovirales.

En 5 años podría darse un paso hacia una vacuna contra el sida que sigue creciendo

En 5 años podría darse un paso hacia una vacuna contra el sida que sigue creciendo

Valencia, 20 may (EFE).- En un periodo de cinco años podría darse un "pequeño paso" para tener una vacuna contra el sida, un tratamiento que se considera "esencial" ante una "pandemia" que sigue creciendo por una relajación en las conductas sexuales de riesgo o un excesivo optimismo en las terapias antirretrovirales.

Así lo han puesto hoy de manifiesto en rueda de prensa el investigador Ventura Clotet, jefe de la Unidad del Sida del hospital Germáns Trías y Pujol de Badalona (Barcelona) y Teresa Robledo, secretaria del Plan Nacional sobre el Sida, que participan e la segunda jornada del duodécimo Congreso Nacional sobre esta enfermedad que se celebra en Valencia.

Clotet ha señalado es posible llegar a contar algún día con una vacuna contra el virus del Sida, ya que existe constancia de que hay personas que son capaces de controlar la infección sin necesidad de medicamentos, otras que generan anticuerpos ampliamente neutralizantes y, además, los resultados de experimentos con simios han sido muy esperanzadores.

El reto "es ahondar más en estos hallazgos y traducirlos en una vacuna capaz de prevenir o atenuar la infección", ha señalado el investigador, quien ha indicado que con suficiente inversión y esfuerzo colectivo "será posible obtener vacunas contra el VIH".

"Estamos probablemente al principio del final, pero el final está lejos", ha señalado el investigador catalán, quien ha señalado que no cree que en un año se encuentre el "modelo ideal de vacuna", pero "se ha avanzado mucho en animales de experimentación y podrían pasar cinco años para dar un pequeño paso y diez para tenerla".

En España, se han unido el Grupo Español de Vacunas Preventivas y Terapéuticas frente al VIH de la Red de Investigación en Sida (RIS) y el Centro Catalán para la Investigación y el Desarrollo de Vacunas contra el VIH (HIVACAT), para encontrar candidatas a vacunas que prevengan el VIH o, al menos, ralenticen el desarrollo de la enfermedad.

En la rueda de prensa también ha participado Julio Robles, del centro penitenciario de Castellón, quien ha destacado que en la actualidad el diez por ciento de las personas que están en las prisiones españolas están infectadas con el virus del Sida, frente al 30 por ciento que se registraba en los años noventa del pasado siglo.

Según Robles, esta reducción ha sido posible por la puesta en marcha de programas de reducción de daños, de intercambio de jeringuillas o de administración de metadona, ya que 9 de cada diez afectados por el VIH en prisiones se ha contagiado por el uso de drogas por vía parenteral.

"Hemos hecho un buen trabajo, pero el VIH sigue siendo un problema de salud importante", ha señalado Julio Robles, quien ha indicado que en las prisiones españolas hay un "número constante" de unos 7.000 presos infectados, la mayoría españoles.

Por su parte, Teresa Robledo ha destacado la "gravedad" de la pandemia del sida a nivel mundial, ya que hay 33 millones de personas con VIH y en 2007 se produjeron 2 millones de muertes y 2,7 millones de nuevas infecciones, y más de 12 millones de niños quedaron huérfanos a causa del sida.

Aunque el acceso a los tratamiento antirretrovirales se ha incrementado hasta el treinta por ciento de la población mundial, aún queda un setenta por ciento que no puede acceder al mismo, según Robledo, que ha asegurado que esta epidemia está diezmando el capital humano, económico y social y cultural de muchos países.

Así, el tratamiento para una persona con VIH supone un coste mensual de medio de entre 700 y 900 euros, y mientras el tratamiento más económico ronda los 400 euros al mes, el más caro puede alcanzar los 3.000 euros mensuales.

En Europa del Este y el Asia Central, el número de personas infectadas ha crecido más del 150 por ciento entre 2001 y 2007, y casi la mitad de las nuevas infecciones afectan a jóvenes de entre 15 y 24 años.

A juicio de Clotet, este importante incremento del número de casos se debe a que se ha "perdido el miedo a la infección", y por ello ha abogado por la puesta en marcha de nuevas campañas de prevención y que potencien el uso del preservativo.

Robledo también ha destacado que las nuevas infecciones se están produciendo por una "relajación, especialmente en los homosexuales más jóvenes que no han visto morir a amigos por esta enfermedad, al excesivo optimismo por las terapias antirretrovirales o al cansancio por el uso del preservativo".