Entre el 15% y el 20% de los niños españoles moja la cama por la noche

  • Madrid, 11 may (EFE).- Entre el 15 y el 20 por ciento de los niños españoles de cinco años (450.000) sufren enuresis nocturna o pérdida involuntaria de la orina durante la noche, un problema de salud, no psicológico, que es "totalmente prevenible y curable".

Madrid, 11 may (EFE).- Entre el 15 y el 20 por ciento de los niños españoles de cinco años (450.000) sufren enuresis nocturna o pérdida involuntaria de la orina durante la noche, un problema de salud, no psicológico, que es "totalmente prevenible y curable".

Así se ha puesto hoy de manifiesto en una rueda de prensa para presentar la "campaña de control y prevención de la enuresis", organizada por la Asociación Española de Familiares y Pacientes con Enuresis (AFYPEN) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria (SEPEAP).

Este problema que afecta a la autoestima, al estado emocional, al comportamiento social o al rendimiento escolar, está considerado por los pediatras como el acontecimiento más traumático tras el divorcio y las peleas entre los padres.

Para hablar de enuresis, según el doctor Venancio Martínez, pediatra y miembro de SEPEAP, tiene que existir una emisión de orina de características normales en un momento o lugar inapropiado, con una frecuencia de dos o más episodios al mes.

Uno de los principales escollos es la falta de información sobre el trastorno, que ha acabado convirtiéndolo en un tema tabú.

Únicamente en un 20 por ciento de los casos se consulta con el pediatra y solo un 10 por ciento de los niños afectados recibe tratamiento, a pesar de que se puede solucionar el problema en un mes.

"Se tarda mucho en consultar con el médico, habitualmente por vergüenza a reconocer dicha situación", según el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, del servicio de Urología del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid, quien ha asegurado, que "también influye la idea de que no hay tratamiento, lo que es totalmente errónea".

El tratamiento consiste básicamente en terapia educacional para enseñar a los niños a adquirir continencia urinaria, con apoyo farmacológico.

El 90% de los casos se trata de enuresis monisintomática (no está asociada a otros trastornos) y sólo entre un 6 y un 8 por ciento se considera que está relacionada con otro problema de salud, como por ejemplo la diabetes infantil.

Este trastorno afecta más a niños que niñas (más del doble) y en muchos casos es hereditario, en un 75% si ambos padres lo han padecido y en un 50% si solo ha sido enurético uno.

Este problema acarrea también un coste económico a las familias, que un estudio cifra en 1.200 euros al año, derivado del lavado de sábanas, cambio de colchones y pañales.

La doctora Rosa Martín Crespo, de la Unidad de Urología Pediátrica del Servicio de Cirugía Pediátrica del Complejo Hospitalario de Toledo, ha subrayado que se trata de "un problema educacional y de maduración, no psicológico".

Ha destacado que el momento en el que se produce el entrenamiento miccional (a partir de los 18 meses) es vital para prevenir la enuresis, por lo que la campaña va a incidir en ese aspecto.