Experto recomienda hacerse chequeos médicos a partir de los 45 años para prevenir eventos cardiovasculares

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Los ciudadanos de más de 45 años deberían realizarse chequeos médicos todos los años para prevenir de la posible aparición de eventos cardiovasculares, sobre todo después de que en los últimos años haya aumentado en España la incidencia de la obesidad, la diabetes o la hipertensión, señaló el doctor Manuel Serrano, jefe de la Unidad de Medicina Interna de Clínica La Luz (Madrid), centro que precisamente ha puesto en marcha una unidad en chequeos médicos de carácter preventivo.

Según este experto, los controles periódicos precisan la presión arterial, los niveles de colesterol y glucosa o el índice de masa corporal entre otros parámetros, lo que "proporciona una radiografía amplia del estado general de salud del paciente y permite actuar en consecuencia", explicó.

Sin embargo, a su juicio no existe una cultura preventiva plenamente arraigada en la población española ya que "tener una actitud preventiva, sobre todo a partir de la segunda década de vida, favorece un envejecimiento saludable", puntualizó. De cara al paciente, el chequeo médico no exige ningún esfuerzo añadido dado que éste "se resuelve en una mañana" se le realizan toda una serie de pruebas diagnósticas enfocadas a la prevención de factores de riesgo y patologías asociadas a los mismos.

En el caso del cáncer, por contra, su mayor incidencia contrasta con el diagnóstico cada vez más temprano de la enfermedad "gracias en gran medida a las campañas de detección precoz como las que se realizan en el cáncer de mama".

De ahí, la importancia de los reconocimiento médicos con los que se obtienen diagnósticos mucho más tempranos incluso de lesiones precancerosas, lo que "permite actuar rápidamente con un menor impacto y riesgo para el paciente", según señaló Serrano en un comunicado.

A la hora de realizar un chequeo médico es preciso tener en cuenta las características propias de cada paciente (edad, sexo, antecedentes familiares, hábitos de vida, etc.) y sus necesidades. Este aspecto diferencial determinará algunas de las pruebas así como la personalización del chequeo médico al que se someten los pacientes.