Expertos en salud mental denuncian la "falta de vigilancia" de las autoridades sanitarias sobre los 'curanderos'

Dicen que "cada vez son más" los centros en los que médicos e individuos sin titulación ofrecen técnicas "peligrosas e ilegales"

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El director de los Programas Nacionales de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I) en Salud Mental y Atención Primaria (AP) de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, Mario Araña, denunció hoy la "falta de vigilancia" de las autoridades sanitarias sobre los centros que ofertan a la población prácticas de 'chamanismo' y 'curanderismo' para "curar traumas, enfermedades mentales y otro tipo de padecimientos", con técnicas que asegura son "ilegales, peligrosas y sin base científica alguna".

"En estos centros, profesionales no cualificados, ni autorizados por la normativa vigente en salud, ofrecen desde variedades de hipnosis hasta regresiones o productos milagrosos para tratar fobias, depresiones y otras enfermedades, unas prácticas que pueden provocar un agravamiento del padecimiento del paciente y suponen una gran oportunidad de negocio para quien las ejerce, principalmente en épocas como las actuales, con profundas crisis y ausencia de referentes", advirtió Araña en declaraciones a Europa Press.

Según el experto, también director de la sociedad científica Acapi-Psicondec, "cada vez son más" los centros que ofrecen este tipo de remedios y enfoques, que son practicados tanto por individuos "sin titulación científica o académica" como por verdaderos profesionales de la Medicina o Psicología, que trabajan en hospitales u otros lugares públicos y están colegiados, cuyas practicas "no son controladas desde sus respectivos colegios, contaminando y perjudicando la mejoría real de la población que sufre".

"La Ley General de Sanidad, el resto de la normativa sanitaria y los códigos deontológico de las organizaciones profesionales, dice, taxativamente, que no puede ejercerse ninguna profesión sanitaria que no se base en datos científicos contrastados. Sin embargo, desde las administraciones y los colegios profesionales no hay control sobre esta práctica y se autorizan, y en ocasiones, hasta se promueven con cursos organizados por los propios entes colegiales, estas practicas sin prueba científica que las avale", denunció.

EL CASO DEL 'CHAMÁN' DE MURCIA

En este sentido, citó el caso de una clínica de terapias de regresión a supuestas vidas pasadas que recibió la autorización de apertura por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Murcia y que, tras ser denunciadas sus prácticas, se le ha revocado, ahora, la autorización. "Cabe felicitar a esta administración por la aceptación de su error y la celeridad de su rectificación. Supone todo un ejemplo administrativo, para el resto de las organizaciones profesionales e institucionales que están actuando con total permisividad ante situaciones semejantes", apuntó.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Murcia autorizó, el pasado 8 de enero, la apertura de una clínica privada para tratar enfermedades psicosomáticas con una técnica de hipnosis que consistía en hacer que el paciente recordara traumas de sus supuestas vidas anteriores para comprender el origen de sus problemas actuales.

No obstante, la licencia de apertura de este centro, propiedad del médico Juan José López, del Servicio de Urgencias del Hospital público Santa María del Rosell de Cartagena (Murcia), fue revocada recientemente, tras las denuncias realizadas por Araña sobre los peligros que entraña esta práctica para la salud mental de los pacientes, reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"PROPAGANDA" DE CURANDEROS EN LOS MEDIOS

Por otra parte, señaló también que muchos medios de comunicación están "efectuando una propagación desenfrenada e interesada de este tipo de actuaciones con orientación sanitaria, pero sin aval científico alguno". "Basta comprobar la secciones de publicidad de los distintos medios o revisar la programación de las televisiones locales para comprobar la abundancia esotérica de su oferta", indicó.

Para Araña, psicólogo clínico, jurídico y forense, el problema es que la salud mental sigue siendo "la hija pobre del sistema sanitario" y cualquiera se cree "experto en problemas psicológicos, con omisión de acción por parte de las administraciones públicas y órganos colegiales del ramo", una situación que refleja "la dejadez y desatención de la administración respecto a las necesidades de alfabetización psicológica que tiene la población, sobre todo en momentos de profunda incertidumbre social como el actual".