Jóvenes con enfermedad renal crónica denuncian disparidades entre CCAA

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Un grupo de 80 jóvenes con enfermedad renal crónica procedentes de 50 ciudades de España reunidos durante tres días en Almagro (Ciudad Real) han denunciado la inequidad en el acceso a la información que hay en las distintas comunidades autónomas españolas, acerca de las opciones de tratamiento.

Según destacaron, ni todos los jóvenes son igualmente informados, ni todos tienen opción a iguales modalidades de tratamiento, y consideran que en estos momentos una buena información de todas las opciones de tratamiento es clave para poder llevar una vida que incluya un puesto de trabajo. "Además, en esta situación de crisis laboral somos especialmente débiles quienes tenemos esta dificultad añadida", señalaron.

Según informó la Fundación Renal ALCER, abandonar el puesto de trabajo durante unos años para acudir a hemodiálisis se acaba convirtiendo en una trampa, ya que cuando llega el trasplante y con él la posibilidad de volver a trabajar existe un hueco en el curriculum casi siempre mal visto por las empresas. Por eso, recomiendan que siempre que sea posible no se deje de trabajar, sobre todo en el caso de los jóvenes que tienen toda una vida laboral por delante.

Como ejemplo de desigualdad, señalan que las cifras de pacientes que optan a la diálisis que se hace el enfermo en su propia casa tienen una variación que va desde el cinco por ciento en Asturias al 27 pro ciento en Galicia y, con valores medios destacan Cataluña con un seis por ciento, Andalucía un nueve por ciento o Cantabria con un 22 por ciento.

Según los jóvenes reunidos, todavía existen hospitales donde no se está informando claramente sobre todas las opciones de tratamiento que existen para los enfermos renales. El paciente debe conocer las ventajas y desventajas de todas, para luego tomar su decisión según su propia coyuntura personal, laboral y social.

Los datos apuntan sin embargo a otra realidad, ya que cuando el inicio en diálisis es de forma urgente, el 95 por ciento de los pacientes optan por hemodiálisis en un centro sanitario, pero si la entrada en diálisis se realiza de forma programada, hasta el 27 por ciento optan por dializarse en casa.

Por ello, consideran necesario que exista un profesional sanitario que, además de informar sobre las diferentes técnicas de diálisis, contribuya a disminuir la ansiedad generada por el diagnóstico, cómo adaptarse a la nueva situación, modificar el estilo de vida y asimilar las nuevas limitaciones.