La Junta desarrollará un nuevo modelo sociosanitario qué reforzará el abordaje integral de las enfermedades crónicas

CIUDAD REAL, 23 (EUROPA PRESS)

El delegado de Salud y Bienestar Social en la provincia de Ciudad Real, Ricardo Ruiz aseguró hoy que la Junta de Castilla-La Mancha reforzará el abordaje integral de las enfermedades crónicas, uno de los principales retos que deben abordar las sociedades avanzadas como España en el ámbito de las políticas sanitarias y sociales.

Ruiz pronunció estas palabras en la inauguración del II Encuentro Nacional de Jóvenes con Enfermedad Renal Crónica, que se está desarrollando durante el fin de semana en la localidad de Almagro, según informó en nota de prensa la Junta.

El delegado provincial, explicó que este nuevo modelo, que quedará recogido en el Plan de Salud y Bienestar Social 2011-2020, pretende transformar la atención sociosanitaria, integrando las prestaciones y servicios asistenciales y sociales de la región y dando una mayor participación al ciudadano en lo concerniente a su salud y en la cogestión de los recursos sanitarios.

Para Ruiz, el Sistema Nacional de Salud tiene retos importantes derivados de los cambios demográficos y epidemiológicos en las últimas décadas, con una población cada vez más envejecida y sedentaria.

Estos cambios se traducen en una mayor incidencia de enfermedades pluripatológicas de larga duración que requieren una continuidad en los cuidados, lo que plantea un cambio en la manera de concebir la asistencia, donde cada vez tiene más peso el paradigma de cuidar frente al de curar y se requieren con mayor fuerza nuevas modalidades de atención como la domiciliaria, la telemedicina o los procesos rehabilitadores.

Ruiz explicó que la enfermedad renal crónica es un ejemplo claro de la evolución del tratamiento de esta patología en la última década, volcándose cada vez más en una atención integral, que abarca desde la prevención, la detección precoz y la mejora del diagnóstico con las nuevas tecnologías hasta el tratamiento, la rehabilitación y la investigación.

Precisamente, la semana pasada el consejero de salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, presentó un estudio que recoge la evolución de las personas en tratamiento de diálisis en el periodo 2003-2007, destacando que Castilla-La Mancha tiene la segunda tasa más baja de España de casos de personas con enfermedad renal crónica en diálisis.

En 2007, la tasa anual en la región era de 103 casos por millón de habitantes y en el conjunto nacional de 125 casos.

Según este informe, en el periodo 2003-2007 se registraron en la región 1.074 casos de insuficiencia renal crónica en tratamiento sustitutivo (670 varones y 377 mujeres), siendo el grupo de edad entre los 65 y 74 años el más numeroso. En esos cuatro años se contabilizaron 762 defunciones en el registro, lo que supone una tasa media de mortalidad del 8,2%

Respecto al número de trasplantes en este periodo, asciende a 433, es decir, 87 por año. La edad media de los donantes fue de 51 años. En cuanto al coste de un tratamiento de diálisis supone una media de 26.700 euros y se estima que sólo la inversión anual en diálisis en España se cifra en más de 533 millones, sin incluir los costes derivados de la hospitalización.

Durante su intervención, Ruiz recordó las mejoras en la atención sociosanitaria de las personas que reciben tratamiento de hemodiálisis, con un incremento del 45% de la plantilla de nefrólogos en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, la apertura de dos unidades de trasplante renal, la implantación de unidades de diálisis en los hospitales de referencia, además de Alcázar de San Juan, Talavera de la Reina y Puertollano, de manera concertada; la mejora de los equipos de tratamiento y el traslado gratuito de los pacientes a sus tratamientos sustitutivos en taxis.

En la inauguración de las jornadas, Ruiz estuvo acompañado por el presidente de la Fundación Renal ALCER, Alejandro Toledo, el presidente de ALCER Ciudad Real, Pablo León y por el alcalde de Almagro, Luis Maldonado.