Los padres de un bebé retiran el respirador para que su corazón pueda ser trasplantado

  • Toronto (Canadá), 7 abr (EFE).- La familia de una bebé de dos meses con una enfermedad terminal decidió retirar hoy el respirador que la mantenía con vida para que su corazón pueda ser trasplantado, informaron hoy fuentes hospitalarias canadienses.

Los padres de un bebé retiran el respirador para que su corazón pueda ser trasplantado

Los padres de un bebé retiran el respirador para que su corazón pueda ser trasplantado

Toronto (Canadá), 7 abr (EFE).- La familia de una bebé de dos meses con una enfermedad terminal decidió retirar hoy el respirador que la mantenía con vida para que su corazón pueda ser trasplantado, informaron hoy fuentes hospitalarias canadienses.

Jason Wallace y Crystal Vitelli tomaron la decisión después de que los doctores les informaron de que su hija Kaylee padece el síndrome Joubert, una malformación cerebral que impide respirar sin la ayuda de máquinas, y que no había ninguna posibilidad de que sobreviviese.

Ambos dijeron que esperan que su decisión permita que el corazón de Kaylee sea utilizado para dar vida a otro bebé.

Los padres de Kaylee quieren que su corazón sea usado por otro bebé, Lillian O'Connor, que se encuentra en el mismo hospital con una enfermedad del corazón.

Pero el hospital no ha garantizado que el corazón de Kaylee pueda ser utilizado por Lillian.

Wallace declaró a una radio local que "devuelves a la vida lo que te ha dado" y que espera que Kaylee viva a través de la donación de su corazón.

El Hospital Infantil de Toronto confirmó que la pequeña Kaylee fue desconectada esta tarde de los aparatos que la mantenían con vida y que su muerte se puede producir en cualquier momento.

Las autoridades hospitalarias advirtieron de que la extracción del corazón no puede realizarse de forma legal hasta que Kaylee esté muerta clínicamente, lo que puede tardar horas y causar que los órganos sufran daños.

"Si la muerte legal se produce, extraeremos el corazón y procederemos con el trasplante", dijo el doctor Jim Wright, jefe de cirugía del Hospital Infantil de Toronto, en una rueda de prensa.

La muerte legal se produce cuando el corazón deja de latir al menos durante cinco minutos.