Muere otra víctima de envenenamiento masivo por dietileneglicol en Panamá

  • Panamá, 23 mar (EFE).- Una mujer de 54 años murió en Panamá por problemas renales ocasionados por el consumo de medicinas del Seguro Social contaminadas con el tóxico dietileneglicol, informaron hoy sus familiares.

Muere otra víctima de envenenamiento masivo por dietileneglicol en Panamá

Muere otra víctima de envenenamiento masivo por dietileneglicol en Panamá

Panamá, 23 mar (EFE).- Una mujer de 54 años murió en Panamá por problemas renales ocasionados por el consumo de medicinas del Seguro Social contaminadas con el tóxico dietileneglicol, informaron hoy sus familiares.

Benigno Quintero, hijo de Margarita Rivera de Quintero, fallecida el sábado pasado en el Hospital de la Caja de Seguro Social (CSS), dijo que buscarán que se haga justicia en el caso de su madre porque fue víctima del envenenamiento masivo.

Quintero añadió que su madre "sufría de diabetes y tomó el expectorante sin azúcar", uno de los medicamentos elaborados por el laboratorio de la CSS contaminados con dietileneglicol, un alcohol industrial utilizado como refrigerante y líquido para frenos.

El Gobierno panameño reconoce un total de 145 personas fallecidas por el consumo de medicinas contaminadas con dietileneglicol y 108 afectados, en tanto que el Comité de Familiares de Pacientes por el Derecho a la Salud y la Vida, que representa a los familiares de las víctimas y sobrevivientes, asegura que son 756 los que han muerto.

Mitzila Solano, activista que lucha porque se mantenga el tratamiento a los afectados, se quejó de que ya en España se empezó a procesar a los acusados por este caso y en Panamá las denuncias ante la Corte Suprema de Justicia no han progresado.

"Allá la justicia sí está caminando, algo que no vemos aquí", indicó Solano.

Sobre este caso, el abogado español Alejandro Sanvicente, de 54 víctimas del envenenamiento masivo causado en Panamá por medicinas contaminadas, consideró hoy que la administración sanitaria española es corresponsable de la exportación del producto al país centroamericano.

El escándalo estalló en 2006, cuando se descubrieron numerosas muertes entre pacientes del Seguro Social de Panamá que habían consumido medicinas que contenían el alcohol industrial -no apto para el consumo humano- en lugar de glicerina pura, que era el componente correcto.

De acuerdo con las investigaciones, el dietilenglicol viajó desde China a pedido de la empresa española Rasfer Internacional, que a su vez lo reexportó a la panameña Medicom, proveedora de la CSS.

Los responsables sanitarios españoles son corresponsables ya que tan sólo pidieron una aclaración a la empresa importadora sobre el contenido de la glicerina TD (de uso industrial) que compró en China y no efectuaron una investigación más en profundidad, señaló el letrado.