Obama trata de imponer la calma, mientras el virus se propaga en EE.UU.

  • Washington, 27 abr (EFE).- El virus de la gripe porcina ha afectado ya a 40 personas en Estados Unidos, el doble de lo que se creía hasta ahora, una situación que para el presidente Barack Obama es motivo de "preocupación, pero no de alarma".

Washington, 27 abr (EFE).- El virus de la gripe porcina ha afectado ya a 40 personas en Estados Unidos, el doble de lo que se creía hasta ahora, una situación que para el presidente Barack Obama es motivo de "preocupación, pero no de alarma".

Las autoridades continuaron hoy con su campaña para evitar una transmisión masiva del virus, con recomendaciones generales de no salir de casa si se siente enfermo, cubrirse al toser, lavarse las manos, y una petición general para los ciudadanos, no saludarse con un beso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó hoy que Estados Unidos es, con 40 personas infectadas, el segundo país con mayor presencia del virus, aunque lejos todavía de México, donde el número de enfermos sobrepasa los 1.600.

No obstante, hasta ayer, el número oficial de personas enfermas en el país era sólo de 20, lo que supone un incremento del cien por ciento en menos de 24 horas.

Para el presidente Obama, este incremento en los casos de gripe porcina no es una causa para alarmarse.

"Estamos siguiendo de cerca el aumento de los casos en Estados Unidos. Esto es obviamente un motivo de preocupación que requiere un alto nivel de alerta, pero no es un motivo para la alarma", dijo Obama en un discurso en la Academia Nacional de las Ciencias.

Esta es la primera ocasión en la que el presidente habla públicamente de la rápida propagación del virus, que ha causado algo más de un centenar de muertos, según cifras oficiales, en México.

Barack Obama explicó que la decisión del Gobierno de declarar el estado de "emergencia en salud pública" vino motivada por la necesidad de disponer de los recursos necesarios para hacerle frente de manera "rápida y efectiva".

Señaló que está recibiendo informes de manera permanente sobre el desarrollo de la situación y avanzó que el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) dará información regular a la población sobre el estado de la propagación del virus.

Hoy mismo, el director en funciones del CDC, Richard Besser, anunció que, como medida de precaución, se decidió extremar la vigilancia de las fronteras, con un mayor control de los pasajeros que regresan especialmente de México.

Fuentes del CDC explicaron que a partir de ahora, y de manera rutinaria, se preguntará a cada pasajero sobre su estado de salud, especialmente si procede de México.

Igualmente, las autoridades estadounidenses emitieron hoy la primera alerta de viaje relacionada con la gripe porcina y recomendaron cancelar todo viaje que no sea esencial a México.

Además, en los vuelos que se dirijan o regresen de este país se repartirán unos folletos explicativos sobre la enfermedad y los síntomas más comunes de la gripe porcina.

Las autoridades estadounidenses, por otra parte, rechazaron la alerta de viaje que emitió la Unión Europea (UE) contra Estados Unidos, por considerar que no está justificada.

"En estos momentos, yo no pondría restricciones a los viajes o recomendaciones de no viajar a Estados Unidos", dijo a la CNN el máximo representante del CDC, que en estos momentos está al frente de las actuaciones para frenar la propagación de la gripe porcina.

"No creo (que esta medida) esté justificada", afirmó Besser, quien resaltó que muy pocos de los casos detectados han requerido de hospitalización.

Con esta afirmación, Besser respondía a las afirmaciones que realizó hoy mismo la Comisaria de Sanidad de la UE, Androulla Vassiliou, en las que recomendaba evitar viajes innecesarios a EE.UU. debido al brote de la gripe porcina.

"Recomendamos no efectuar viajes no esenciales a las áreas que están en el centro del brote para minimizar los riesgos personales y reducir el riesgo potencial de extensión de la enfermedad", aseguró Vassiliou.

Los síntomas de la gripe porcina, un subtipo de la tradicional cepa H1N1 (influenza estacional) que mutó de los cerdos a los humanos, son fiebre superior a 39 grados, que se presenta de manera repentina, tos, dolor de cabeza intenso, dolores musculares y de articulaciones, irritación de los ojos y flujo nasal.