El 64% de los pacientes con asma padecen síntomas más de dos veces a la semana y necesitan medicación de rescate


MADRID|
El 64% de los pacientes con asma padecen síntomas más de dos veces a la semana y necesitan medicación de rescate

El 64% de los pacientes con asma padecen síntomas más de dos veces a la semana y necesitan medicación de rescate MADRID | EUROPA PRESS

El 64 por ciento de los pacientes con asma experimentan síntomas más de dos veces a la semana y necesitan medicación de rescate, según la encuesta 'Still Fighting for Breath' ('Luchando por Respirar'), realizada por Novartis sobre una muestra de 1.333 pacientes y que ha sido presentada en Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea.

Esta enfermedad afecta significativamente a los trabajadores que sufren asma grave, ya que uno de cada tres (34%) de los participantes en el trabajo reconoció que faltaba al trabajo a causa del asma. En concreto, de media, los que padecían asma grave perdieron 8 días laborables cada 6 meses a causa del asma.

Del mismo modo, el 84 por ciento de las personas afirmaron que el asma limita sus actividades y el 24 por ciento aseguró que no podían practicar ningún deporte. Asimismo, a la mitad de los pacientes (51%) el asma afecta negativamente a su autoestima y a un 50 por ciento le han diagnosticado alguna enfermedad psicológica a causa de su enfermedad. De hecho, el 40 por ciento sufría ansiedad y el 28 por ciento depresión.

AL 59% LES CUESTA LEVANTARSE POR LA MAÑANA

Por otra parte, muchos de los encuestados declararon sentirse limitados, dependientes o asustados a causa del asma e, incluso, al 59 por ciento incluso les costaba levantarse por la mañana. Además, al 58 por ciento les costaba hacer la compra y al 52 por ciento les resultaba difícil relacionarse con los amigos.

Ahora bien, la nueva investigación ha detectado una discrepancia significativa entre el control del asma "percibido" y el "real". Y es que, menos de la mitad (42%) de los pacientes se consideraban "controlados", frente al 6 por ciento de los pacientes que se consideraron "controlados" según las directrices clínicas de la Iniciativa Global para el Asma (GINA).

"Hay que hacer más para ayudar a las personas que sufren asma grave y el primer paso es superar la diferencia entre las percepciones de un control 'adecuado' y la realidad. Tenemos que dedicar más esfuerzos a capacitar y formar a quienes padecen asma para que luchen para mejorar los resultados y ayudarles a lograr una vida menos restringida por el asma", ha zanjado el profesor y uno de los autores de la investigación Claus Kroegal.