Sensibilizar desde la infancia para romper los miedos hacia el enfermo mental

  • Zamora, 21 may (EFE).- Eliminar barreras, miedos y prejuicios hacia la enfermedad mental desde la infancia es el objetivo de las actividades que la Fundación INTRAS realiza con alumnos del Colegio Juan XXIII, "porque los niños son los adultos del mañana", ha explicado en una entrevista con Efe la coordinadora, Susana Gil.

Sensibilizar desde la infancia para romper los miedos hacia el enfermo mental

Sensibilizar desde la infancia para romper los miedos hacia el enfermo mental

Zamora, 21 may (EFE).- Eliminar barreras, miedos y prejuicios hacia la enfermedad mental desde la infancia es el objetivo de las actividades que la Fundación INTRAS realiza con alumnos del Colegio Juan XXIII, "porque los niños son los adultos del mañana", ha explicado en una entrevista con Efe la coordinadora, Susana Gil.

Gil es psicóloga y coordinadora del Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRS) de la Fundación que estos días celebra su semana de puertas abiertas en la que los enfermos mentales han realizado actividades conjuntas con alumnos de sexto de primaria del Colegio Público Juan XXIII de Zamora.

Para Gil es "esencial" comenzar a sensibilizar hacia la enfermedad mental desde niños, "porque así conseguimos que cuando vean o escuchen algo negativo sobre los enfermos mentales, sepan que no son así, que ellos les conocen y no ocurre eso, no hay violencia ni ningún problema".

La psicóloga ha comentado que la idea de trabajar conjuntamente con este colegio surgió por su proximidad al CRS, "para que los niños supieran qué hacemos aquí y a qué personas atendemos, lo que no queríamos es que nadie tuviera ningún tipo de miedo ni de estigma".

Durante el juego "Teo también cuenta", usuarios de INTRAS y alumnos del Juan XXIII disfrutan mezclados en grupos de un juego de preguntas en el que el hilo conductor es la historia de un joven que se entera de que padece esquizofrenia, "en el que explicamos cómo es una persona con enfermedad mental y qué le ocurre", ha apuntado Gil.

El ambiente lúdico y repleto de carcajadas da fe del buen resultado de las actividades conjuntas, "no solo porque los niños están aprendiendo cómo es una persona con enfermedad mental y comprobando que es alguien normal y corriente, sino también por lo bien que reaccionan los usuarios", ha explicado satisfecha Susana Gil.

De los quince años de historia de esta Fundación con sedes en Valladolid y Zamora, este es el quinto consecutivo que se celebra una semana de puertas abiertas, con actividades informativas, culturales y deportivas que también tienen como finalidad promover la integración social de los enfermos.

"A consecuencia de la enfermedad, algunas habilidades se quedan disminuidas, lo que hacemos en INTRAS es ofrecer programas de rehabilitación tanto psicosocial como laboral para que puedan llevar una vida lo más normal posible", ha observado Gil.

Pero la psicóloga ha insistido en que "aquí no hay nadie ingresado, nadie recibe medicación, no son pacientes, por eso les llamamos usuarios, porque son personas que utilizan nuestros servicios".

INTRAS atiende diariamente a más de treinta usuarios de forma directa, pero también han aplicado las nuevas tecnologías para ofrecer sus servicios a diez enfermos mentales de toda la provincia de Zamora con los que establecen contacto por videoconferencia a través de internet.

La Fundación lleva a cabo un trabajo constante todo el año para, durante cinco días, abrir sus puertas en una semana de sensibilización, "en la que intentamos implicar a la comunidad y desmitificar el estigma que existe en la sociedad sobre los enfermos mentales" ha destacado Susana Gil.

El entorno de los usuarios también tiene gran importancia en el trabajo de INTRAS, así lo ha subrayado la psicóloga para quien las familias "también necesitan que les expliquen en qué consiste la enfermedad, qué pueden hacer para manejar mejor la situación y para comunicarse mejor con su familiar".

La semana de puertas abiertas también ayuda a que los familiares no se sientan solos, "que noten que la sociedad no les da la espalda y sigan adelante haciendo un esfuerzo por comprender por qué su familiar hace determinadas cosas que son producto de la enfermedad y no porque sea así", ha destacado la psicóloga y coordinadora del CRS.