El 25% de los trasplantes pulmonares se realizan en pacientes con fibrosis pulmonar idiopática


MADRID|

El 25 por ciento de los trasplantes pulmonares se llevan a cabo en pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (FPI), tal y como han señalado expertos reunidos en el 'Aula de Pacientes de Fibrosis Pulmonar Idiopática', una jornada organizada por la Asociación de Familiares y Enfermos de Fibrosis Pulmonar Idiopática (AFEFPI).

La FPI es una enfermedad rara, poco conocida y con muy mal pronóstico cuyo origen se desconoce y que provoca la inflamación y endurecimiento del tejido pulmonar, lo que deteriora progresivamente la función respiratoria. En España se estima que afecta a más de 7.500 personas y se presenta con más frecuencia entre los 50 y 70 años, si bien su incidencia se ha incrementado en los últimos diez años y se manifiesta en pacientes cada vez más jóvenes.

"Hablar de una enfermedad rara asusta por lo que pensar en su existencia y concienciar sobre la misma es el primer paso para mejorar el pronóstico de los pacientes afectados", ha comentado el presidente de AFEFPI y de la Federación Europea de Fibrosis Pulmonar Idiopática, (UE-IPFF, en sus siglas en inglés), Carlos Lines.

ESTUDIO PARA CONOCER LA INCIDENCIA DE LA FPI EN GALICIA

De hecho, de cara a 2017 y con el objetivo de determinar los datos de incidencia de la enfermedad a nivel de la Comunidad de Galicia se acaba de abrir un proyecto de investigación encaminado a conocer estos datos. "En todos los hospitales más importantes de la comunidad gallega existen consultas específicas y equipos multidisciplinares para el manejo de los pacientes con enfermedades intersticiales pulmonares, entre las que se encuentra la FPI", ha explicado el doctor del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), Juan Suárez Antelo.

Asimismo, ha subrayado la importancia del trabajo de estos comités, por la complejidad en el manejo de la enfermedad y las dificultades diagnósticas, es imprescindible que esta entidad sea manejada por comités que incluyan neumólogos, radiólogos, patólogos y cirujanos torácicos.

Del mismo modo, el experto ha destacado la necesidad de un diagnóstico precoz, sobre todo desde que han aparecido fármacos específicos que actúan ralentizando la pérdida funcional que presentan los pacientes. Y su juicio, la detección precoz es complicada ya que muchas veces se confunde con enfermedades mucho más prevalentes como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, a lo que habría que sumar los síntomas iniciales que son muy inespecíficos.

Finalmente, la doctora del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, Carmen Montero, ha hecho hincapié en el avance que han experimentado las técnicas para el diagnóstico de la FPI, recordando que ya hay equipos de investigación interesados en la detección precoz mediante alteraciones genéticas lo que supondría un gran avance para realizar un diagnóstico muy precoz, incluso antes del desarrollo de la enfermedad.