Con distancia e higiene, México busca olvidar la gripe pese a sus 42 muertos

  • México, 6 may (EFE).- Con la recomendación de mantener una distancia de 2,25 metros entre personas y estrictas medidas de higiene, los centros de trabajo de México y los restaurantes de su capital reanudaron hoy las actividades suspendidas por la gripe A, que ha ocasionado 42 muertes y 1.070 contagios.

México, 6 may (EFE).- Con la recomendación de mantener una distancia de 2,25 metros entre personas y estrictas medidas de higiene, los centros de trabajo de México y los restaurantes de su capital reanudaron hoy las actividades suspendidas por la gripe A, que ha ocasionado 42 muertes y 1.070 contagios.

México inició hoy una vuelta paulatina a la normalidad con el retorno a las actividades en la administración pública y la empresa privada, bajo unas precisas medidas de control e higiene.

En los centros de trabajo, entre otras cosas, se prohíbe el uso de corbatas, se sugiere lavarse constantemente las manos, se pide no compartir material de oficina, y mantener una distancia de 2,25 metros al hablar con otra persona.

Además, sigue vigente la recomendación de "no saludar de beso, mano y abrazos", y de usar mascarilla.

En cuanto a los restaurantes de la capital hoy abrieron los 35.000 establecimientos que cerraron sus puertas al público el pasado 29 de abril, pero lo hicieron al 50 por ciento de su capacidad.

Ello se debió a las restricciones impuestas por las autoridades de salud en las condiciones de los ambientes que establecen un espacio de 10 metros cuadrados para un máximo de cuatro personas, cuyas sillas deben guardar una distancia de 2,25 metros.

Además, se dieron instrucciones precisas para la limpieza del lugar, del menaje y de los empleados que atienden en los restaurantes.

El vicepresidente de Relaciones Públicas de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Mario Cisneros, explicó en una entrevista televisiva que los ingresos del sector de restaurantes en el Distrito Federal, que genera a diario unos 150 millones de pesos (11,2 millones de dólares), cayeron un 99%.

La capital mexicana, que lució vacía los pasados cinco días pese a tener unos 19 millones de habitantes si se incluye su área metropolitana, retoma poco a poco el ritmo pero sus calles aún están lejos de mostrar el bullicio habitual.

Las autoridades esperan que lo recobre paulatinamente sobre todo a partir de que mañana regresen a clases los alumnos y profesores de universidades y bachillerato y el lunes próximo los de educación básica y guarderías.

También ese día reabrirán sus puertas museos, bibliotecas y centros de convenciones y religiosos, aunque sujetos a medidas sanitarias.

En cambio, bares, discotecas, centros nocturnos, estadios deportivos, salones de baile y de fiestas, cines, cabarés, teatros, billares, balnearios y auditorios continuarán cerrados hasta que la alerta por el virus se sitúe en un nivel "medio".

El secretario de Salud, José Ángel Córdova, dio hoy nuevas cifras sobre las consecuencias de este virus en México y elevó de 29 a 42 los fallecidos, el último de ellos un enfermo hospitalizado hace días en el sureño estado de Chiapas, quien falleció el martes.

El número de personas contagiadas, según pruebas de laboratorio, se elevó también de 913 a 1.070.

Sin embargo, el ministro explicó que la tendencia de defunciones es a la baja, ya que la mayoría se produjo antes del pasado 29 de abril, por lo que insistió en que tiende a remitir.

El momento más álgido en cuanto al número de fallecidos fueron los días 25 y 26 de abril, con 7 decesos.

Córdova aclaró que de los 37 casos de fallecimiento que hasta ayer estaban pendientes de analizar, se examinaron el martes 29 muestras, de las que 12 fueron positivas y 17 negativas.

El ministro mantuvo su optimismo por la reducción del ritmo de aparición de casos y de fallecidos, aunque admitió que con la reanudación de actividades en el país es previsible que aparezcan pequeños brotes restringidos a determinadas zonas y fáciles de contener.

"Hablar de control significa pasar quince días sin que haya un caso nuevo", algo que todavía está lejos, admitió.

Mientras, los 165 pasajeros mexicanos que fueron traídos de China por un avión fletado por el gobierno llegaron a las 6.05 hora local (12.05 GMT) al aeropuerto de Ciudad de México entre vítores y aplausos.

La primera dama, Margarita Zavala, recibió a los pasajeros que habían denunciado que el gobierno chino los sometía a tratos vejatorios, como el aislamiento, por el hecho de ser mexicanos y sin que presentaran síntomas de haber contraído la gripe A.