Desciende el número de casos diarios de dengue en Bolivia, según el Gobierno

  • La Paz, 29 mar (EFE).- El número de casos de dengue clásico en Bolivia experimentó un descenso en las últimas semanas al pasar de entre 2.000 y 1.500 casos diarios a 240, afirmó hoy el ministro de Salud, Ramiro Tapia.

Desciende el número de casos diarios de dengue en Bolivia, según el Gobierno

Desciende el número de casos diarios de dengue en Bolivia, según el Gobierno

La Paz, 29 mar (EFE).- El número de casos de dengue clásico en Bolivia experimentó un descenso en las últimas semanas al pasar de entre 2.000 y 1.500 casos diarios a 240, afirmó hoy el ministro de Salud, Ramiro Tapia.

En entrevista a la radio estatal Patria Nueva, Tapia destacó los avances en la lucha contra la epidemia de dengue que padece Bolivia desde comienzos de año, con unas 50.000 personas infectadas y 22 fallecidos por la variante hemorrágica de esta enfermedad.

El ministro destacó que en las últimas semanas no se han registrado casos de dengue hemorrágico en Bolivia.

En cuanto a la versión clásica, anunció que de los 1.500 a 2.000 casos que se presentaban diariamente en toda Bolivia se pasó a los 240 registrados el pasado viernes.

Tapia resaltó los avances de la campaña contra el dengue en Bolivia, donde, dijo, se han batido récords en recogida de basura en las ciudades más afectadas, principalmente Santa Cruz (este), se han quintuplicado las batidas de fumigación y aumentado el grado de conciencia ciudadana para prevenir la enfermedad.

"Estamos en buen camino (...) pero no es suficiente. Hay que seguir trabajando", advirtió el ministro quien apeló a la unidad de todas las autoridades y sociedad bolivianas para "atacar mejor" la epidemia.

El dengue es una enfermedad que transmite el mosquito "aedes aegypti" cuyos síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel.

Esta enfermedad puede ser mortal en su modalidad hemorrágica, que se presenta cuando una persona es infectada por segunda vez.

La epidemia que afecta a Bolivia es la peor de los últimos 20 años y supera en gravedad a la sufrida en 2007 en Paraguay, donde hubo 27.000 infectados y 17 fallecidos.

El Gobierno boliviano ha recibido ayuda económica, técnica y material de Venezuela, Brasil, Colombia, Cuba, Argentina y Ecuador, así como de varios países europeos para luchar contra esta enfermedad.