EEUU dice que hay que llegar a un equilibrio entre la alerta y el impacto económico

  • Ginebra, 19 may (EFE).- La secretaria de Salud de EEUU, Kathleen Sebelius, afirmó hoy que se debe llegar a un equilibrio entre las consideraciones de salud y el impacto económico que pueda tener una eventual declaración de pandemia por parte de la OMS.

Ginebra, 19 may (EFE).- La secretaria de Salud de EEUU, Kathleen Sebelius, afirmó hoy que se debe llegar a un equilibrio entre las consideraciones de salud y el impacto económico que pueda tener una eventual declaración de pandemia por parte de la OMS.

"Debemos tener en cuenta el impacto en la economía así como en la salud", dijo Sebelius, en conferencia de prensa, acerca de las propuestas presentadas ayer y hoy por varios países en la Asamblea Mundial de la Salud para que se flexibilice el sistema de fases de alerta de pandemia.

"Evidentemente hay un impacto económico en el hecho de hablar de pandemia, y en adoptar medidas y dar pasos" para frenar la expansión del virus AH1N1, señaló.

"Lo hemos visto con México, que dio pasos como cerrar colegios, suspender acontecimientos..." y actuar con transparencia, y todo ello ha tenido un impacto económico negativo, "como nos dijo ayer el ministro mexicano de Salud", José Ángel Córdova.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, dijo ayer que la organización no iba a elevar de momento el nivel de alerta pandémica de 5 a 6, después de oír las intervenciones de varios ministros en ese sentido, y en las que pidieron que se tenga en cuenta, además de la expansión del virus, otros aspectos.

Sebelius no quiso pronunciarse con claridad sobre si EEUU estaría a favor de implantar restricciones de viajes u otras en el caso de que se declarase el nivel 6 de mundo en pandemia.

"Cada país toma sus decisiones... nosotros cuando estalló el virus no cerramos nuestras fronteras con México", señaló.

Por otra parte, la secretaria de Salud aseguró que EEUU no ha hecho ningún encargo por anticipado de vacunas de nueva gripe a las empresas fabricantes para adelantarse a una pandemia.

Varios países en desarrollo y ONGs han denunciado que los países más ricos han firmado contratos con las farmacéuticas para hacerse con 200 millones de dosis de vacunas de gripe pandémica.