El nuevo Consejo Suramericano de Salud impulsará un escudo contra las epidemias

  • Santiago de Chile, 21 abr (EFE).- El Consejo Suramericano de Salud, constituido hoy en Santiago, impulsará la construcción de un escudo para evitar la transmisión de epidemias y la extensión de la sanidad en la región, donde casi la mitad de la población carece de acceso a este servicio básico.

Santiago de Chile, 21 abr (EFE).- El Consejo Suramericano de Salud, constituido hoy en Santiago, impulsará la construcción de un escudo para evitar la transmisión de epidemias y la extensión de la sanidad en la región, donde casi la mitad de la población carece de acceso a este servicio básico.

Ministros de Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Surinam participaron hoy en la constitución de este órgano, el segundo emanado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que desde marzo pasado cuenta también con otro de Defensa.

El Consejo pretende funcionar como un "motor de las transformaciones" en Suramérica, destacó el ministro chileno de Salud, Álvaro Erazo, quien ostenta la dirección de este nuevo órgano por recaer en Chile la presidencia temporal de la Unasur.

La creación del nuevo organismo, que funcionará como institución de consulta y consenso en materia de salud, fue aprobada el 16 de diciembre del año pasado en la cumbre extraordinaria del bloque regional celebrada en Costa do Sauipe (Brasil).

Contará con una "estructura leve" y carecerá inicialmente de presupuesto, de manera que sus iniciativas serán aprobadas por consenso y financiadas por los Estados miembros, según explicó el ministro brasileño del ramo, José Gomes.

En la reunión de hoy, a la que también acudieron representantes del resto de naciones que integran la Unasur (Argentina, Colombia, Ecuador, Guayana, Uruguay y Venezuela), se designaron los integrantes de los cinco grupos temáticos del Consejo.

Se trata de un escudo epidemiológico, desarrollo de los sistemas de salud universales, acceso universal a medicinas, promoción de la salud y acciones sobre las determinantes sociales, y desarrollo y administración de recursos humanos en salud.

En esta última área, el Consejo espera aprobar la propuesta de Brasil de crear una Escuela Suramericana de Salud Pública, con sede en Río de Janeiro, para formar a especialistas en políticas públicas de salud, explicó a Efe el ministro de ese país.

En cuanto a la propagación de epidemias, la región ha logrado en los últimos años, a través de la vacunación masiva, reducir de manera significativa los casos de sarampión, tos ferina y listeriosis, así como controlar el tétanos neonatal.

Sin embargo, es el dengue la epidemia que más preocupa ahora a las autoridades de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, esforzadas en combatir una enfermedad que "no es nacional, sino regional", dijo a Efe la ministra paraguaya, Esperanza Martínez.

Asunción, Buenos Aires y La Paz han intercambiado recursos técnicos e información para reducir la prevalencia de esta infección, de la que desde agosto pasado han sido confirmados en Paraguay 1.300 casos en laboratorios y otros 1.000 permanecen en estudio.

En Bolivia, el dengue hemorrágico ha causado 22 muertes y 22.000 infectados en lo que va del año, admitió el titular de Salud y Deporte de este país, Jorge Tapia, quien aseguró, no obstante, que la situación ya está controlada.

El Consejo Suramericano de Salud también fomentará el desarrollo de sistemas que garanticen el acceso a servicios básicos de sanidad, ya que en el 46 por ciento de la población latinoamericana carece de ellos.

Estas penurias afectan especialmente a los niños y así, en 2005, la tasa de mortalidad infantil en América Latina y el Caribe fue del 23,8%, con agudos contrastes entre el 80,3% de Haití y el 6,2% de Cuba.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Mariano Fernández, resaltó que el nuevo Consejo es una expresión concreta de integración y ratifica la importancia que otorgan los miembros de Unasur al desarrollo social y humano, en particular en una materia que es tan sensible para las personas como es la salud.

Fernández destacó que Chile ha sido un participante activo en el desarrollo y consolidación del bloque, por cuanto la convicción de su Gobierno es que "debe avanzarse en una concertación política basada en consensos, donde el proceso de integración sea gradual, y se fijen metas y objetivos claros y definidos".

El canciller recalcó que "Unasur es un instrumento adecuado para llevar adelante acciones concretas en beneficio de los habitantes" de los países de la región.