El temor por la gripe porcina en México tiene al mundo en alerta

Por Catherine Bremer

MÉXICO DF (Reuters) - Gobiernos de todo el mundo se apresuraban el domingo a vigilar la propagación de un nuevo tipo de gripe porcina que podría haber causado la muerte de hasta 81 personas en México e infectado a cerca de una decena en Estados Unidos.

Los mexicanos se quedaron en sus casas mientras que hospitales estadounidenses seguían la pista de pacientes con síntomas de la gripe y otros países impusieron inspecciones de salud en aeropuertos.

La epidemia se ha convertido en un dolor de cabeza monstruoso para México, que ya lucha contra la violencia de una narcoguerra y la desaceleración económica. Los sectores minorista y turístico podrían verse gravemente afectados, mientras que una pandemia supondría un grave revés para una economía mundial que ya sufre una de sus peores recesiones en décadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la gripe "un evento de salud pública de preocupación internacional", y su directora general, Margaret Chan, pidió una mayor vigilancia internacional para seguir posibles brotes inusuales de enfermedades similares a la gripe.

Las autoridades mexicanas dijeron que tenían registrado un total de 20 muertes comprobadas con estudios por este tipo de gripe, una mutación de un virus porcino, pero creen que son muchas más.

"Se han registrado 81 defunciones probablemente vinculadas al virus", dijo el sábado por la tarde en una rueda de prensa el secretario de Salud, José Ángel Córdova, apuntando que hay 1.324 pacientes que están o han estado en estudio que podrían haber contraído el virus.

La mayoría de muertos se registraron en la capital mexicana y tenían entre 25 y 45 años, algo considerado preocupante por especialistas porque la gripe común suele ser más letal con niños y ancianos.

México cerró sus museos, mantiene suspendidas las clases de millones de alumnos y también decidió que los concurridos partidos de fútbol se jueguen a puerta cerrada para evitar aglomeraciones y contagios, además de suspender cientos de eventos públicos, incluyendo una carrera de atletismo el sábado.

Como parte de las precauciones, el secretario de Salud y otros funcionarios mexicanos pidieron a la población que eviten multitudes, utilicen mascarillas, no compartan alimentos y no se saluden de mano ni de beso. También pidió la suspensión también de actividades en centros religiosos, teatros, cines y discotecas, entre otros.

CONTROL EN AEROPUERTOS

Del otro lado de la frontera, en Estados Unidos, los casos aumentaron a 19 casos, después de que responsables neoyorquinos confirmaran el domingo ocho nuevos casos en la ciudad, aunque afirmaron que las personas contagiadas presentan síntomas leves.

En Nueva Zelanda, 10 alumnos de una escuela de Auckland que volvieron de un viaje a México estaban siendo tratados por síntomas de gripe, en lo que según las autoridades era un posible caso de gripe porcina, aunque afirmaron que ninguno estaba gravemente enfermo.

La Comisión Europea sostuvo el domingo que hasta el momento no se habían registrado casos de influenza porcina en Europa, pero España anunció que están investigando tres posibles casos de personas que regresaron de México recientemente, al igual que Francia con otras dos personas.

Países de Asia, que tuvieron que afrontar la mortal cepa de la gripe aviaria H5N1 y el SARS en los últimos años, tomaron acciones rápidamente. En los aeropuertos y puestos de control fronterizos en Hong Kong, Malasia, Corea del Sur y Japón, los funcionarios inspeccionaban a los viajeros en busca de síntomas de gripe.

China pide que las personas que provienen de zonas donde hubo brotes de gripe porcina que informen de cualquier síntoma de gripe en los puertos de control fronterizo, lo mismo que ha hecho Argentina, que declaró una alerta sanitaria.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, hizo un llamamiento a la calma y dijo que su Gobierno está siguiendo minuto a minuto la evolución de la enfermedad en todo el país, mientras las autoridades de salud contaban casos sospechosos en seis estados de la nación.

La nueva cepa de gripe, una mezcla de varios virus de porcinos, aves y humanos, representa el mayor riesgo de pandemia desde que surgió la gripe aviaria en 1997, que causó la muerte a varios cientos de personas.