El virus H1N1 se extiende en Asia al fallar medidas preventivas

El virus H1N1 se extiende en Asia al fallar medidas preventivas

El virus H1N1 se extiende en Asia al fallar medidas preventivas

TOKIO (Reuters) - La expansión en Asia del nuevo virus H1N1 de la gripe no mostraba señales de debilitarse el jueves, al confirmarse nuevas infecciones en Tokio y Pekín, e informar Japón de un aumento en su número total de casos.

En Estados Unidos, las autoridades sanitarias informaron de la novena muerte causada por el virus en el país: la de un chico de 13 años en Arizona con problemas médicos.

La mayoría de las muertes causadas por este virus de la gripe se han registrado en México, y en particular en gente con problemas de salud crónicos como obesidad y diabetes.

Pero aunque hasta el momento no ha causado muertes en Asia, su expansión parece reforzarse en una región que ha luchado con el virus de la gripe aviaria H5N1 y el SARS en los últimos 10 años.

Japón notificó 272 infecciones confirmadas el jueves a mediodía, incluyendo una estudiante de secundaria de 16 años en Tokio que recientemente regresó de Nueva York.

Unas 4.500 escuelas, en su mayoría en las prefecturas occidentales de Osaka y Hyogo - a unos 400 kilómetros de Tokio - han cerrado sus puertas hasta el final de la semana.

El gobierno local de la vecina prefectura de Shiga, que también confirmó su primer caso el miércoles, también instó a sus colegios a imitar la medida.

En China, las autoridades confirmaron el segundo caso de H1N1 en Pekín, un estudiante chinocanadiense de 21 años. Este caso sería el quinto en el país, pero las autoridades dijeron que los otros pacientes ya han sido dados de alta o se están recuperando.

También hubo un aumento de las infecciones en Australia, que confirmó su sexto caso, el de una mexicana que estaba de visita.

Por otra parte, Chile se ha convertido en uno de los países más afectados por el virus en Iberoamérica. Se han confirmado 16 contagios del virus en niños y adultos, y la cantidad probablemente continuará aumentando, dijo el miércoles el ministro de Salud Álvaro Erazo.

La directora de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, dijo el jueves que no dudaría en elevar el nivel mundial de alerta por pandemia al máximo, el 6 - frente al 5 en el que está ahora - si el virus se extiende a nivel mundial.

"Cuando vea más señales procedente del virus o la extensión de la enfermedad, incluyendo su gravedad, no cambiaré de rumbo a la hora de tomar decisiones importantes", afirmó, y agregó que los expertos sanitarios están vigilando cuidadosamente las indicaciones de que el virus pueda haberse reforzado en el hemisferio sur.

AGUJEROS EN ASIA

Sin embargo, este nuevo virus parece ser leve de momento.

El ministro japonés de Salud, Yoichi Masuzoe, dijo el miércoles que un estudio a 43 casos en la ciudad de Kobe, en la prefectura de Hyogo, sugiere que la nueva cepa se está comportando de manera similar a la gripe común y que no todos los infectados necesitan ser hospitalizados.

Japón está considerando elaborar un nuevo plan para afrontar el virus, como la reducción esta misma semana de los estrictos controles sanitarios en los aeropuertos internacionales, que fueron impuestos para tratar de ganar tiempo antes de que se produjera un brote en el país.

Pero para los países más pobres, no se puede hablar de protección. En Afganistán se ha establecido un centro médico en país para tratar posibles casos, pero el Gobierno no puede permitirse equipos de control de la temperatura y tiene que depender de que los otros países controlen a sus viajeros salientes.

La OMS ha donado una cantidad del antigripal Tamiflu valorada en 500.000 dólares, pero esa cantidad solo cubre a 30.360 personas, una fracción de los aproximadamente 26 millones de habitantes del país, en el que incluso en el mejor momento faltan medicinas y atención médica básica.

Indonesia tiene una reserva de tres millones de pastillas del medicamento, que bastan para 300.000 personas, en un país de 226 millones de habitantes.