La alerta pandémica, cerca del nivel 5 por la rápida expansión de la gripe porcina

  • Ginebra, 29 abr (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) se plantea elevar próximamente a 5 el nivel de alerta pandémica sobre una escala de 6, a causa de la rápida expansión de la gripe porcina de persona a persona.

Ginebra, 29 abr (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) se plantea elevar próximamente a 5 el nivel de alerta pandémica sobre una escala de 6, a causa de la rápida expansión de la gripe porcina de persona a persona.

"Nos estamos acercando a la fase 5, pero aún no hemos llegado. Este paso es muy significativo y tenemos que estar absolutamente seguros de que hay una transmisión sostenida del virus en al menos dos países", dijo en conferencia de prensa el director general adjunto para seguridad sanitaria de la OMS, Keiji Fukuda.

Asimismo, fuentes de la organización confirmaron que los expertos del Comité de Emergencia de la OMS se reunirán en las próximas horas a través de conferencia telefónica, tras lo cual podrían finalmente elevar el nivel de alerta, tal y como hicieron el pasado lunes cuando lo incrementaron de 3 a 4.

Al mismo tiempo y durante el día de hoy, tienen lugar teleconferencias permanentes entre un centenar de especialistas de todo el mundo, que ponen en común sus datos y comparten sus opiniones sobre cómo luchar contra una pandemia.

Según los datos con los que cuenta la OMS, confirmados por su propio laboratorio, se han ratificado 114 casos en el mundo: 64 en Estados Unidos, 26 en México, 13 en Canadá, 2 en Israel, 4 en España, 2 en el Reino Unido y 3 en Nueva Zelanda.

En cuanto a fallecidos, la entidad sólo confirma siete casos en México y un bebé en Estados Unidos, unas cifras relativamente bajas con respecto a las aportadas por los propios países.

México confirmó hoy 49 casos de infectados por la gripe porcina, Estados Unidos 91, España 10 y el Reino Unido 5.

Fukuda hizo especial énfasis en señalar que el virus A/H1N1 es nuevo y que, si bien su origen proviene de los cerdos, actualmente se comporta como un virus de gripe humana.

"No tenemos evidencia de que las personas enfermas se hayan contagiado directamente por el contacto con cerdos. Los casos conocidos son de contagio persona a persona", afirmó el director general adjunto.

"A diferencia de la gripe aviar, donde las personas se infectaban por contacto directo con las aves, aquí no. El virus se originó por los cerdos, pero las infecciones no han sido a causa de los cerdos", aclaró.

Por ello, rechazó posturas como la del Gobierno de Egipto, que ha decidido sacrificar a todos los cerdos del país.

Entre los casos diagnosticados, hay algunos contagiados que no viajaron a México -donde aparentemente se originó la enfermedad- algo que Fukuda incluye en un contexto de normalidad, pues los enfermos que no estuvieron allí sí tuvieron contacto directo con personas que habían visitado el país latinoamericano.

El director general adjunto explicó que la OMS está a la espera de comprobar si el virus se transmite entre personas "de la comunidad, del vecindario, con las que se tiene un contacto relativamente bajo".

Respecto a la evolución de la enfermedad, Fukuda explicó que, lamentablemente, no ven evidencias de que vaya a parar, más bien al contrario, dado que lo que se aprecia es una amplia expansión.

"Es poco probable que la pandemia se pare en este punto, pero todo es posible, como que se detecten casos nuevos y leves o que aparezcan casos más severos", señaló.

Asimismo, indicó que la OMS aún no sabe "cómo el virus afecta a las personas y cómo puede evolucionar de un estadio leve a uno severo" y agregó: "no podemos predecir cuál será la evolución".

Por ello, según Fukuda, lo importante en este momento es "que los países tengan tiempo para prepararse".

La farmacéutica helvética Roche, fabricante del antiviral Tamiflu (oseltamivir), uno de los dos medicamentos que la OMS reconoce como efectivo para luchar contra la gripe porcina, informó de que hasta la fecha ha abastecido a diferentes países con 220 millones de dosis.

En 2006, Roche donó a la OMS 5 millones de paquetes de Tamiflu, de los que 2 millones fueron destinados a las reservas regionales de la organización sanitaria y 3 millones a una reserva de emergencia lista para ser despachada en caso de necesidad.