Lula recomienda el "cuidado" con la gripe A en Brasil y evitar el "pánico"

  • Brasilia, 11 may (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, volvió a recomendar hoy "cuidado" con la gripe A y evitar el "pánico" por los ocho casos confirmados de la enfermedad en el país.

Lula recomienda el "cuidado" con la gripe A en Brasil y evitar el "pánico"

Lula recomienda el "cuidado" con la gripe A en Brasil y evitar el "pánico"

Brasilia, 11 may (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, volvió a recomendar hoy "cuidado" con la gripe A y evitar el "pánico" por los ocho casos confirmados de la enfermedad en el país.

"No existe posibilidad de pánico y nadie debe tener pánico, lo que las personas deben tener es cuidado", señaló Lula hoy en su programa de radio semanal "Desayuno con el presidente".

Las autoridades brasileñas informaron el domingo que confirmaron otros dos casos de virus AH1N1 en el país, con lo que el número de personas que ha contraído la enfermedad llegó a ocho.

Seis de las personas que contrajeron el virus ya están recuperadas y en casa y solo dos permanecen hospitalizadas, ambas en Río de Janeiro.

Pese a que dos de los casos fueron contagiados dentro del país, el Ministerio de Salud garantizó que no hay circulación del virus en el territorio nacional.

Según Lula, el Ministerio de Salud está trabajando junto a las secretarías de los estados "para evitar que haya un mal mayor" en Brasil. "Estamos cuidando de los aeropuertos, de los puertos. La entrada de personas aquí está siendo bien fiscalizada", anotó.

El mandatario se refirió también a las inundaciones que desde abril han dejado unos 44 muertos y 911.000 damnificados en las regiones norte y amazónica.

Para el mandatario, la prioridad es evacuar a las personas de las zonas inundadas para poder garantizarles el acceso a la salud y la alimentación, y luego se procederá a la reconstrucción de la infraestructura afectada por las aguas.

Lula señaló además que su Gobierno quiere emitir un decreto presidencial extraordinario para liberar recursos que permitan la recuperación de los estados afectados, cuyas pérdidas se calculan en 1.000 millones de reales (unos 483,5 millones de dólares).