México se acerca a la normalidad con el regreso a las clases y la reapertura de los museos

  • México, 7 may (EFE).- Después de casi dos semanas de ansiedad y varios días de encierro obligado por la epidemia de la gripe A, causante de 44 muertos en el país, México dio hoy un nuevo paso hacia la normalidad con la reanudación de las clases universitarias y de bachillerato, y la reapertura de museos y centros deportivos.

México, 7 may (EFE).- Después de casi dos semanas de ansiedad y varios días de encierro obligado por la epidemia de la gripe A, causante de 44 muertos en el país, México dio hoy un nuevo paso hacia la normalidad con la reanudación de las clases universitarias y de bachillerato, y la reapertura de museos y centros deportivos.

Aunque las autoridades advierten una y otra vez de que es muy pronto para "cantar victoria", como señaló el miércoles el presidente Felipe Calderón después de flexibilizar las medidas preventivas, el país parece haber recuperado casi totalmente su cara habitual, con la excepción de las mascarillas.

Especialmente la capital, el principal foco de la epidemia, cuyas calles volvieron hoy a hervir de tráfico por el regreso a clases, que se extenderá a partir del lunes a las escuelas de primaria y secundaria.

La circulación de vehículos, habitualmente frenética, fue más intensa que la víspera, cuando comenzó la paulatina normalización de las actividades.

En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), decenas de miles de estudiantes llenaron esta mañana el campus del sur de la ciudad, después de que equipos de limpieza desinfectarán las aulas, donde no faltan los tapabocas, ni los mensajes aleccionadores de los profesores.

Además, al entrar en cada facultad, empleados de la UNAM entregan a los estudiantes un tríptico informativo, un cuestionario sobre su salud, gel antibacteriano y pastillas de jabón.

Algo parecido sucedió en los 112 museos administrados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), donde además de las recomendaciones, se exige a los visitantes mantener una distancia de 1,5 metros entre ellos y que no se congreguen más de veinte en una sola sala.

Al presentar el informe diario del estado de la epidemia, el ministro de Salud, José Ángel Córdova, anunció hoy un aumento de 42 a 44 decesos, aunque dijo que la subida no debe ser motivo de preocupación, pues se trata de dos personas que perecieron antes del pico del gráfico de decesos, el pasado 26 de abril.

En las ultimas 24 horas, los contagios pasaron de 1.070 a 1.204, lo que significa que la "tendencia a la disminución de lo casos, aunque sin la desaparición de éstos, se sigue manteniendo", agregó.

Córdova detalló que la capital acapara el 70 por ciento de las muertes causadas por el virus AH1N1, si se toma como referencia el centro hospitalario en el que perecieron las víctimas.

Según el ministro, esto se debe en parte a que en Ciudad de México "se concentran las unidades de alta especialidad" del país, aunque las estadísticas sobre el lugar de procedencia de los fallecidos revelan también que 23 vivían en la capital.

Le sigue el estado de México, que abarca la mayor parte de la periferia capitalina, con 11 y más lejos se sitúan San Luis Potosí, Tlaxcala, Campeche, Hidalgo y Oaxaca.

La progresiva vuelta a la normalidad ha sido posible también, por la decisión de la alcaldía de la capital de bajar la alerta sanitaria del color "naranja" (elevado) al "amarillo" (medio).

Esto significa que desde este jueves pueden reabrir al público estadios e instalaciones deportivas, plazas de toros, cines y discotecas, aunque con restricciones.

Entre las normas que deberán observar los estadios de fútbol y de otros deportes, se encuentran la entrada ordenada de los espectadores para evitar aglomeraciones y la separación en las gradas por grupos de familiares o amigos, con lo cual el aforo se verá limitado.

Estos centros recreativos se suman a los 35.000 restaurantes de la urbe, que después de sufrir pérdidas estimadas en 87 millones de dólares, funcionan ya a plenitud y no al 50 por ciento de su capacidad, como sucedió el miércoles cuando abrieron sus puertas.

En el resto del país, que ha sufrido en menor grado la crisis sanitaria, las actividades se mantienen prácticamente normales, salvo en los centros turísticos del Caribe y del Pacífico, que funcionan a medias por la salida de turistas extranjeros y las cancelaciones.

Recuperar la imagen pérdida a nivel internacional será ahora una de las tareas de las autoridades y de la sociedad mexicana, sin bajar la guardia ante la epidemia que, aunque se supere, muchos ciudadanos tardarán en olvidar.