México se resiente por las medidas de China para contener la gripe humana A

  • México, 10 may (EFE).- Los mexicanos se resintieron por nuevas medidas de China, que tiene confinados a 14 ciudadanos de este país latinoamericano por temor a que sean portadores del virus de la gripe humana A, al tiempo que México canceló su asistencia a una feria de alimentos en Shangai porque, dijo, no existen garantías.

México se resiente por las medidas de China para contener la gripe humana A

México se resiente por las medidas de China para contener la gripe humana A

México, 10 may (EFE).- Los mexicanos se resintieron por nuevas medidas de China, que tiene confinados a 14 ciudadanos de este país latinoamericano por temor a que sean portadores del virus de la gripe humana A, al tiempo que México canceló su asistencia a una feria de alimentos en Shangai porque, dijo, no existen garantías.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó hoy en un comunicado DE que, hasta la fecha, "hay 14 mexicanos en cuarentena en China y uno en Singapur, la distribución es como sigue: 10 personas en Shangai, 3 en Guangzhou, una Beijing y una persona en Singapur".

Destacó que la mayoría de esos mexicanos llegaron recientemente a China y Singapur "y estaban enterados de la cuarentena antes de iniciar su viaje. A pesar de ello, por razones de trabajo, negocios, familiares o personales decidieron viajar a China".

También señaló que las embajadas mexicanas en China y Singapur y los consulados en esos países "se mantienen alerta ante la posibilidad de que más mexicanos lleguen a encontrarse en esa situación".

Otro asunto que fue alterado por esta situación fue la cancelación de una misión comercial mexicana a China que iba a participar en el Salón Internacional de la Alimentación (SIAL), del del 19 al 21 de mayo en Shangai, por considerar que no existen condiciones ni garantías para que se desarrolle sin contratiempos.

Proméxico, organismo gubernamental para el comercio exterior, dijo que México figuraba en esa feria como invitado de honor, pero que, a raíz del brote epidémico, se le retiró tal distinción, por lo que no aceptó las nuevas condiciones.

Según la prensa, ProMéxico tenía planeado instalar un pabellón donde estarían presentes 30 empresas de los sectores de alimentos, bebidas, confitería y productos cárnicos, entre ellos carne de cerdo.

Originalmente la epidemia que brotó en abril pasado fue llamada gripe porcina, pero al comprobarse que no la propagaban los cerdos ni el consumo de la carne de estos animales, fue cambiada a influenza humana A o gripe humana A.

En esa feria se iba a realizar la primera degustación de carne de cerdo de productores mexicanos pero los planes fueron cancelados por los chinos, señaló la emisora Formato 21.

A partir del brote de epidemia las relaciones diplomáticas entre México y China se han tensado, después de que Pekín canceló los vuelos hacia al país latinoamericano, retuvo a más de un centenar de mexicanos y fletó un avión para recoger a 98 ciudadanos chinos que se encontraban en territorio mexicano.

Antes de este tira y afloja, China envió al principio de la contingencia ayuda humanitaria a México con valor de cuatro millones de dólares, más un cheque de un millón de dólares, que fue recibida la madrugada del 1 de mayo en el aeropuerto capitalino por el presidente mexicano, Felipe Calderón.

Después las declaraciones de las autoridades mexicanas han subido de tono y reclamado, no sólo a China sino a varios países latinoamericanos que suspendieron también sus vuelos, que frenen las actitudes "discriminatorias y vejatorias" contra los mexicanos.

En su último informe, el sábado pasado, la Secretaría de Salud señala que la cifra de muertos a causa de la gripe A ascienden a 48 en México y el de enfermos contagiados por el virus a 1.578.

Por otra parte, este domingo en el país pues se celebró el Día de la Madre, una de las mayores fiestas de los mexicanos, en medio de la alerta sanitaria que pide a los ciudadanos evitar los saludos de mano o beso, aconseja el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos.

En varios templos católicos el Día de la Madre fue recordado, pero también se pidió a los fieles no dar la mano en el ritual de la paz, así como los sacerdotes tuvieron que poner la hostia en las manos de los feligreses para que ellos se la llevaran a la boca.