Muere la primera estadounidense por la gripe H1N1

MÉXICO DF/HOUSTON, EEUU (Reuters) - Estados Unidos anunció el martes la primera muerte de uno de sus ciudadanos por el brote de gripe, mientras los casos de infectados ya se estabilizaban en el vecino México y la OMS repartía antivirales por todo el mundo ante una posible pandemia.

Responsables sanitarios de Texas dijeron que una mujer en ese estado murió de la cepa H1N1 esta semana. Esta fue la segunda muerte en suelo estadounidense tras el fallecimiento la semana pasada de un bebé mexicano que había viajado a Texas.

"Una mujer del condado de Cameron que tenía condiciones de salud crónicas subyacentes murió esta semana", dijo el departamento de Salud de Texas en su página de Internet.

Estados Unidos informó el martes de que los casos de infectados se disparó a 403 en 38 estados. Pero, al sur de su frontera es donde se encuentra el epicentro del brote de gripe que ha infectado a casi 1.500 personas en 21 países desde la semana pasada.

México ha confirmado 26 muertes por el nuevo virus - una mezcla de cepas aviarias, porcinas y humanas nunca antes vista - y cuenta con 866 infectados, pero ha dicho que los nuevos contagios han comenzado a bajar.

Aunque los científicos han dicho que la nueva cepa H1N1 no parece más letal que la gripe común y que es potencialmente más suave de lo pensado, su extensión por todo el mundo ha alimentado el temor a una pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está atenta a brotes fuera de América del Norte mientras decide si declara una pandemia.

Un aumento al nivel 6 de alerta de la OMS implicaría que la enfermedad se está transmitiendo rápidamente de persona a persona en más de un área, lo que podría golpear duramente a los países más pobres. Para declararlo, debe constatar que el virus se está expandiendo entre comunidades en Europa y Asia.

Más de 150 científicos de la OMS se reunieron el martes para examinar y comparar información sobre el nuevo virus, y determinar su severidad y período de incubación.

MEXICO VUELVE A LA NORMALIDAD

México cerró la semana pasada durante varios días escuelas, restaurantes, cines, bares, discotecas, empresas, museos y hasta iglesias para intentar frenar el contagio, y exhortó a la población a no salir de sus casas si no es necesario.

Ante la disminución de los contagios, las autoridades anunciaron que a partir del miércoles el país volverá poco a poco a la normalidad, abriendo establecimientos, comercios y retomando las clases de millones de alumnos.

"Quiero agradecer a los ciudadanos por su respuesta ejemplar ante esta situación que ha comenzado a estabilizarse, a disminuir notablemente el número de personas contagiadas", dijo el presidente mexicano Felipe Calderón, en un acto oficial.

En las escuelas de la capital mexicana, personal de limpieza desinfectaban aulas con cloro y empleados municipales fumigaban vagones del metro, mientras la ciudad se preparaba para volver a su actividad habitual.

"No tengo mucha inquietud, dicen que si uno se cuida no hay problema", dijo Isaías Martínez, de 21 años, mientras ensayaba una obra de teatro en la explanada principal de la Universidad Autónoma Nacional.

El Gobierno mexicano anunció el martes una serie de medidas para suavizar el golpe que tuvo la epidemia en su economía tras el cierre temporal de comercios y empresas, y reconoció que el brote podría traer una contracción adicional a la ya recesiva economía de entre el 0,3 y el 0,5 por ciento.

Algunos países han prohibido vuelos, otros han cerrado importaciones y la mayoría ha establecido rígidos controles sanitarios en sus aeropuertos en un intento por que la gripe H1N1 no cruce sus fronteras.

El martes un avión enviado por la cancillería mexicana llegó a Pekín para repatriar a mexicanos que fueron puestos en cuarentena sin mostrar síntomas de H1N1, algo que desató un roce diplomático entre China y México, que denunció discriminación por parte del país asiático.