Ni besos, ni abrazos, ni corbatas en México por la nueva gripe

MÉXICO DF (Reuters) - Desde que se declaró la emergencia nacional en México por un brote de gripe que ha infectado a más de 700 personas, los mexicanos han tenido que renunciar a abrazar a sus amistades, salir a comer a restaurantes y hasta ir al cine, para evitar contagios.

Ahora le llegó el turno al armario.

Responsables del Gobierno del presidente Felipe Calderón decidieron que, por el momento, no llevarán corbata, porque la prenda es un posible depósito de microbios pues "con mucha frecuencia (...) no se lava con la misma regularidad que otras prendas".

"Por eso ya no nos han visto de corbata", dijo a periodistas el secretario de Salud, José Ángel Córdova.

Hasta el conservador presidente Calderón apareció sin la prenda el lunes en un mensaje televisado al país.

Los mexicanos se han acostumbrado a llevar mascarillas en el transporte público y en lugares concurridos. Algunos hasta llevan guantes quirúrgicos para evitar el contacto.

El país ha casi paralizado su actividad económica en los últimos días, ordenando el cierre de escuelas y universidades, así como restaurantes, bares y cines, y ordenando a empresas que reduzcan al mínimo sus actividades para bajar el riesgo de contagio.

El Gobierno también ha recomendado a los efusivos mexicanos evitar los besos, abrazos y hasta los apretones de mano.

La epidemia de gripe de una nueva cepa, mezcla de virus hallados en aves, cerdos y humanos, ha causado la muerte a 26 personas en México, con más de 700 infectados. Cerca de 1.000 casos de contagio han sido detectados en unos 20 países.