Un avión llega a China para repatriar a ciudadanos mexicanos

PEKÍN (Reuters) - Un avión de Aeroméxico llegó el martes a Shanghái para llevar de vuelta a México a decenas de ciudadanos de ese país que están en cuarentena forzada como precaución contra la gripe H1N1, mientras un aparato chino volaba a México para repatriar a sus ciudadanos varados allí.

Los 43 mexicanos confinados, de los cuales ninguno mostró síntomas de gripe, se han vuelto piezas de un drama mayor acerca de lo lejos que deberían ir los gobiernos para contener el temor de que el nuevo virus pueda atravesar sus fronteras.

La disputa ha tensado lo que hasta hace poco era una cálida relación bilateral pero, en momentos en que Pekín corteja a Latinoamérica como socio comercial y diplomático, no parece probable que el disgusto vaya a perdurar.

México es considerado el epicentro del brote de gripe que ha infectado a unas 1.200 personas y ha sido detectado en 21 países a lo largo de la semana pasada, esparciendo temores sobre una pandemia global.

La ministra de Asuntos Exteriores de México, Patricia Espinosa, acusó durante el fin de semana a China de discriminar a los ciudadanos de su país después de que Pekín ordenara que decenas de ellos fueran aislados en hoteles y otros lugares a lo largo del territorio chino.

Sólo uno de ellos, un hombre que ahora se encuentra en Hong Kong, estaba contagiado con la gripe H1N1.

China ha negado la acusación, diciendo que las medidas de aislamiento fueron el procedimiento correcto, pero ambos países acordaron el envío de aviones para recoger a sus respectivos ciudadanos.

Una avión ya partió en dirección a México para recoger a los ciudadanos chinos que quedaron varados en esa nación después de que China suspendió los vuelos directos al país, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores.

La policía cerró calles en el camino al aeropuerto mientras las ambulancias transportaban desde el hotel en Shanghái a los mexicanos, incluida una pareja en su luna de miel, que pasaron varios días en cuarentena.

CIENTOS EN UN HOTEL EN HONG KONG

Ninguno de los mexicanos en cuarentena había mostrado signos de estar infectado, dijo el Ministerio de Salud chino, y la agencia estatal de noticias Xinhua informó de que seis estudiantes mexicanos que cursaban clase en China se habían quedado voluntariamente, aunque no aportó más detalles.

Xinhua dijo que los mexicanos en Pekín se encontraban bien dentro del hotel donde fueron confinados, aunque el aire acondicionado fue apagado para prevenir la expansión de la enfermedad, pese a que las temperaturas alcanzan los 30 grados centígrados en el exterior.

Los mexicanos fueron ubicados en los mejores cuartos y se le envía fruta y flores cada día, indicó Xinhua, citando a Deng Xiaohong, director adjunto de la Agencia de Salud Municipal de Pekín.

"Los mexicanos indicaron que están agradecidos de nuestro trabajo. Dijeron que era comprensible estar en cuarentena si era un método necesario para evitar la expansión del virus", dijo Deng, según una cita reproducida.

El personal del hotel contactado por teléfono no permitió que Reuters hablara con los mexicanos.

En Hong Kong, algunos de los 300 huéspedes y personal en cuarentena del hotel donde se hospedó el único caso confirmado de gripe H1N1 en China, un mexicano de 25 años, expresaron su frustración.

"Para serle honesta, pienso que sólo es una gran maniobra publicitaria. Hacen todo esto por miedo más que por un tema científico", dijo a Reuters la británica Leslie Carr.

El único ciudadano mexicano infectado con el virus H1N1 en China llegó el jueves a Hong Kong en un vuelo desde México, tras una escala en Shanghái.

Muchos de los mexicanos confinados se encontraban en el mismo vuelo a Shanghái.

La vasta población de China y su deficiente infraestructura médica la hacen particularmente vulnerable si el virus se propaga. Pero incluso ciudadanos mexicanos que residen fuera de su país han sido confinados por las autoridades chinas, dijo la fuente de la embajada mexicana.