Un brote de una gripe mortal castiga a México y EEUU

Por Pablo Garibian

MÉXICO DF (Reuters) - Las autoridades mexicanas y estadounidenses buscaban contener el sábado un brote de un nuevo tipo de influenza mortal que habría matado a 68 personas en México e infectado a ocho en Estados Unidos, mientras el miedo de una epidemia mundial continuaba latente.

México dijo que hasta el momento hay 20 muertos confirmados por el virus de la gripe, una nueva mutación que proviene de un virus porcino, pero las autoridades creen que otras 48 personas podrían haber fallecido por la misma causa.

Responsables sanitarios dijeron que la epidemia estaba controlada y que el sábado no había habido nuevos fallecimientos. Aunque aseguraron que no existen vacunas aún, dijeron que se cuenta con antivirales suficientes.

En todo el territorio mexicano se han detectado unos 1.000 casos de personas posiblemente infectadas, pero la mayoría de los muertos se registraron en la capital.

México cerró sus museos, mantiene suspendidas las clases de millones de alumnos y también decidió que los concurridos partidos de fútbol se jueguen a puerta cerrada para evitar aglomeraciones y contagios.

En la poblada Ciudad de México y sus alrededores, donde viven unos 20 millones de personas, muchos circulaban con mascarillas y soldados apostados en distintos puntos de la capital las regalaban a los transeúntes.

En Estados Unidos se detectaron ocho personas infectadas con esta nueva cepa H1N1 y la Casa Blanca vigilaba de cerca los casos.

Pero los temores de una pandemia continúan latentes. La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, dijo que la enfermedad "tiene potencial pandémico porque está infectando a las personas", aunque aún no se puede decir se causará o no una pandemia.

La nueva cepa de gripe porcina, una mezcla de virus de influenza porcina, humana y aviaria, todavía no se comprende bien y la situación evoluciona rápido, según Chan.

PODRIA HABER MÁS CASOS

La OMS dijo que el virus de 12 pacientes mexicanos es genéticamente el mismo que el de la nueva cepa de gripe porcina, designado H1N1, que se presentó en ocho personas en California y Texas, quienes posteriormente se recuperaron.

La mayoría de los fallecidos tenían entre 25 y 45 años, algo que es considerado preocupante para los especialistas, porque la gripe estacional tiende a ser más letal con niños y ancianos.

Como parte de las precauciones, el secretario de Salud mexicano, José Ángel Córdova y otros altos cargos pidieron a la población que eviten multitudes, utilicen mascarillas, no compartan alimentos y no se saluden de mano ni de beso.

Aunque el viernes las autoridades dijeron que los casos no habían aumentado radicalmente, el diario Reforma dijo citando al secretario de Salud de la capital mexicana, Armando Ahued, que el sábado se estudiaban otros nuevos casos de influenza.

En California, el doctor Gil Chavez, director del Centro de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Salud Pública de California y el principal epidemiólogo del estado, dijo que podrían surgir muchos más casos a medida que los pacientes sean examinados. "Cuanto más busquemos, es posible que encontremos más", afirmó.

En Nueva York, las autoridades están investigando qué causó la enfermedad de decenas de estudiantes que el jueves presentaron síntomas similares a la gripe en una escuela de Queens. Los síntomas habrían sido suaves.

El Gobierno de Estados Unidos ha dicho que se está tomando la situación en serio y que está observando cualquier nuevo avance.